lunes, 24 de junio de 2013

Estudien mucho

Creo que a los nuevos revolucionarios que lucen sobre sus pechos la imagen del Che no les vendría mal conocer las recomendaciones que don Ernesto dirigió a sus hijos en esta carta:

A mis hijos
Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:
Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no estoy entre Uds.
Casi no se acordarán de mi y los más chiquitos no recordarán nada.
Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro, ha sido leal a sus convicciones.
Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada. Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.
Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un gran abrazo de
Papá

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sir Ken y la verdad de la innovación

Las buenas gentes que seguís este Café de Ocata conocéis bien mi desprecio hacia los charlatanes pedagógicos y, muy especialmente a su buqu...