domingo, 11 de diciembre de 2016

Las últimas palabras del último discurso de Castelar

No sé si habrá habido en España otro político que haya tenido que aprender más rápidamente que don Emilio Castelar que no hay vida política sin decepción. La realidad que las circunstancias políticas pusieron en sus manos de gestor, estuvo tan alejada de los sueños que se había forjado sobre la misma que, inevitablemente, tuvo que fracasar. La tierra prometida está surcada de ríos de leche y miel cuando se la busca -dijo en un discurso en Granada cuando ya la primera república era agua pasada-, pero cuando se la encuentra, resulta ser un pedregal. Pero Castelar, por quien siento un aprecio especial, aprendió algo importante de su contacto inmediato con la realidad política frustrante y lo resumió de esta manera en las últimas palabras de su último discurso, pronunciado el 3 de mayo de 1899:

"Jóvenes, oíd a un viejo a quien oían los viejos cuando era joven. Desechad toda idea de fundar una República con los republicanos solos, y para los republicanos solos; es la República, como el sol, para todos los españoles, forma suprema de la libertad y del derecho".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Anonadado

Me ha dolido escucharle a una persona que va en los primeros puestos de la lista electoral de Puigdemont, que "España ha hecho un geno...