viernes, 26 de agosto de 2016

El pasado, de nuevo, sale al encuentro


Juan Ruiz, Lena Imbert, Nito Palerm-Vich y Caridad Mercader en México. Finales de 1936.



Carmen Brufau. Hacia 1945, en México.

Además de estas imágenes, he recibido un vídeo en el que aparece alguien a cuya viuda conocí hace unos meses. La he llamado por teléfono y le he preguntado si quería oír a su marido. Yo ya sabía como se lo tomaría, por supuesto. La mujer se ha alegrado mucho de poder escuchar a su difunto esposo por teléfono y yo me he alegrado con ella. La musa de la historia sigue siendo generosa conmigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si Kierkegaard hubiese sido Robinson Crusoe...

"Merece notarse que el solitario Robinson, al que le sobra tiempo, no se toma ninguno para meditar en profundidad sobre lo enigmático ...