viernes, 1 de enero de 2016

Sócrates y su hijo


1 comentario:

  1. Precisamente ayer después de enviarle el comentario en el que le deseaba un feliz año, me acordé de sus críticas a la "educación para la felicidad" y me sentí un poco como el hijo de Sócrates. Espero que se lo tome con humor. Muchas gracias por compartir este blog.

    ResponderEliminar

El hombre discreto

Un infeliz, que de hambre se moría, exclamó cierto día, viendo un bloque de mármol de Carrara: -¡Gran Dios, si yo lograra esculpir esta ...