sábado, 9 de enero de 2016

Cinismos

Artículo del diario ARA del 01/02/2016


Carles Capdevila escribía en estas páginas que "no hay elogio mayor que ser acusado de ingenuo por un cínico". No se refería a ninguno de los discípulos del griego Antístenes, el creador de la escuela cínica, sino a los que consideran de buen tono despreciar los valores morales porque ellos no creen necesitar ninguno. Pongamos el ejemplo de aquel parricida que había matado a sus padres y se dirigió al juez que estaba a punto de leerle la sentencia de esta manera: "Señor juez, no olvide que soy un pobre huérfano".

Un filósofo cínico nunca nos acusaría de ingenuos, porque la ingenuidad era su aspiración filosófica. Frente a la sofisticación de las convenciones culturales, defendía la espontaneidad del comportamiento y, especialmente, la expresión diáfana de los propios pensamientos. El cínico genuino se caracteriza por su culto fanático a la veracidad, sean cuales sean las consecuencias, que a menudo fueron graves. Más de uno acabó crucificado en la Roma imperial.

La cultura occidental nunca ha olvidado completamente su componente cínico, aunque el cinismo como movimiento no resurge con fuerza hasta que lo recuperan los jóvenes nihilistas rusos de mediados del siglo XIX. Se quisieron caracterizar, de manera muy consciente, por una sinceridad cruda y directa, radicalmente opuesta a cualquier forma de hipocresía y sentimentalismo. Dmitri Pisarev escribe en 1861: "Lo que se puede romper, debe ser roto; lo que aguante el golpe, perdurará; lo que se haga añicos, a la basura; en cualquier caso, golpea a diestro y siniestro, ni habrá perjuicio ni puede haberlo".

En nuestro tiempo creo que el filósofo que más atención ha dedicado, desde su cátedra, a la libertad de palabra de los cínicos ha sido Foucault. Creo intuir en sus últimos textos un ambiguo lamento por su falta de coraje para atreverse a hablar con absoluta soltura. Digo ambiguo por no decir hipócrita, porque la diferencia entre un catedrático y un cínico es que este último no tiene miedo a perder su reputación.

Yo no tengo nada claro que la verdad cruda sea un bien social.

James Morrow se imaginó en City of truth una ciudad en la que los ciudadanos dicen siempre la verdad. Y lo hacen de una manera tan coherente que en los ascensores hay esta advertencia: "El mantenimiento de este ascensor lo llevan a cabo personas que detestan su trabajo". Los paquetes de tabaco, este otro: "Se advierte que la cruzada general contra este producto podría distraerte de los miles de maneras en que tu gobierno se olvida de proteger tu salud". Los campamentos de verano de los niños se llaman "Aquí os quedáis, criaturas!" Los anuncios comerciales hablan de los defectos de los productos que anuncian, los políticos confiesan espontáneamente sus trapicheos y los amantes se declaran bajo la luz de la luna: "Te quiero, pero sólo hasta cierto punto". Sobre los peligros de una sociedad así, Byung-Chul Han ha escrito La sociedad de la transparencia. Me limitaré a recoger una cita: "El alma humana necesita esferas en las que pueda estar en sí misma sin la mirada del otro. Una iluminación total la quemaría ".

En mi opinión, hay que defender la educación que enseña a tomar distancias. Y aquí es donde quiero ir a parar, porque hoy se considera de buen tono pedagógico la incontinencia emocional, con el supuesto de que, si no las haces públicas, tus emociones se somatizan y derivan en enfermedades. Ante este cinismo emotivo y esta emotividad desinhibida, yo defiendo la virtud de la opacidad y la hipocresía de las buenas maneras. Una actriz, vestida de Dior, confesando que el capitalismo la hace llorar, ¿no es una forma de contaminación ambiental?

Harto de los acúfenos que me acompañan, acudí a una supuesta especialista de una importante clínica de Barcelona. La doctora empezó hablándome de emociones. Me dijo que cada emoción está relacionada con un órgano del cuerpo. Yo le aseguré que no tengo tanta versatilidad emocional. Me miró sorprendida. Le pregunté por qué estaba tan segura. Me contestó que esta relación ya era conocida por la medicina antigua. Creo, más bien, le dije, que son los acúfenos los que me provocan trastornos emocionales. Bueno, es lo mismo, me contestó ella. Después de una hora de conversación surrealista en la que, entre otras cosas, la doctora me aseguró que todos los hombres vemos en nuestras mujeres a nuestra madre, me dijo que el tratamiento ascendería a unos 3.600 euros, porque, según las sus palabras, el mío es un trastorno idiosincrásico, pero que conocía una financiera que me podría ayudar.

2 comentarios:

  1. Querido don Gregorio, en relación con sus acúfenos, y aunque posiblemente ya estará al tanto, en el número de octubre pasado de "Investigación y ciencia" hay un artículo que podría interesarle: "Sordera Oculta" de M. Charles Liberman. Según leo en este artículo, el audiograma que usualmente realizan los otorrinos está enfocado a indicar el estado de los nervios de la cóclea, pero no es adecuado para indicar el estado del nervio auditivo (el que intermedia entre la cóclea y el cerebro): "Antaño, médicos y científicos pensaban que si el audiograma de una persona con acúfenos o hiperacusia era normal, el problema debía radicar en el cerebro. Nosotros, en cambio, creemos que el daño podría hallarse en el nervio auditivo". La buena noticia es que el nervio auditivo podría regenerarse mediante cierto tratamiento…, la mala noticia es que por el momento sólo se ha hecho con ratones…

    Athini Glacuopis (athini_glaucopis@hotmail.com)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Athini: algún dia contaré todas las perrerías a las que me he sometido a lo largo de sucesivos intentos, tan desesperados como fracasados, de huir de mí mismo.

      Eliminar