lunes, 2 de febrero de 2015

Misterios de la pedagogía

Haga usted un refrito con Howard Gardner (cuya teoría de las inteligencias múltiples no es reconocida por un sólo neurólogo de prestigio), Sir Ken Robinson (que lleva toda su vida predicando que la creatividad puede enseñarse sin que se sepa de nadie que haya aprendido a ser creativo gracias a él), Daniel Goleman (que por lo visto cree que las emociones pueden articularse y desarticularse racionalmente) y Martin Seligman (cuya teoria sobre la psicología positiva no es sino ideología de la autoayuda). El resultado será una magnífica mezcla de pseudociencia. Y con pseudociencia sólo se puede hacer pseudopedagogía. Pero con pseudopedagogía, amigos, puede un centro pasar por innovador y merecer todos los elogios de los medios de comunicación. ¿Y si es innovador para qué quiere ser otra cosa?

Una de las características de la pseudociencia es que no puede ser refutada. Lo mismo podemos decir de la pseudopedagogía, cuyo principio es el siguiente: si partes de mis convicciones, llegarás a conclusiones que están de acuerdo con ellas.

11 comentarios:

  1. Yo tengo un problema con el criterio de demarcación. Aquí entrada wikipedia censurada por excesiva y sin argumentos lógicos que la invaliden. Versión CENSURADA de Criterio de Demarcación, 12 de Noviembre de 2007:

    http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Criterio_de_demarcaci%C3%B3n&oldid=12763920
    252 Referencias, 175.580 bytes, Top 10 de los artículos más fuertemente referenciados de la Wikipedia española

    "No tenemos un Criterio de demarcación delimitado, metodológico, objetivo, lógico y racional para determinar con absoluta certeza, entre ciencia, pseudociencia y religión, sino que debe dejarse a criterios estrictamente subjetivos, ilógicos e irracionales.", por lo que la clasificación definitiva requiere de un argumento o falacia de autoridad, que es un caso particular de la falacia argumentum ad verecundiam, en la que se pretende apoyar una creencia por su origen y no por sus argumentos en contra y a favor, lo cual convierte a cualquier pretensión de ciencia sobre la clasificación de las pseudociencias en una pseudociencia en sí misma.

    http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Pseudociencia&oldid=12910974

    “CUALQUIER TEORÍA lo suficientemente rica PUEDE ELUDIR SER FALSADA recurriendo a hábiles movimientos de PRESTIDIGITACIÓN LÓGICA.” Karl Popper

    ResponderEliminar
  2. Pero la clave no está en "cualquier teoría", sino en "suficientemente rica". Mire usted: hay teorías estructuralmente muy pobres que además carecen de soporte experimental alguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una teoría pedagógica que sostenga que los conocimientos ya no son relevantes y que los alumnos que llegan a la universidad con muchos conocimientos no están bien preparados... a mi me resulta sospechosa. Una escuela que defienda que su objetivo es hacer felices a los niños y no les proporciona un excelente nivel de inglés y de matemáticas, también me lo parece. Una escuela que diga que fomenta la creatividad y no educa en el criterio que permite distinguir el original de la copia y la creación de la ocurrencia, me parece que no sabe qué está fomentando. Etc, etc.

      Eliminar
  3. Imposible expresarse com más claridad, contundencia y brevedad, amigo Gregorio. Mi más sincera enhorabuena por el post.

    ResponderEliminar
  4. Con todos mis respetos, a los psicopedagogos habría que condenarlos a trabajar en alguna mina africana, a cuidar ancianos terminales, a visitar el Cotolengo , a aprender algún oficio manual, a formar parte de un coro, un ballet y aprender en cinco años algún deporte de equipo o también algún arte marcial, como el judo o el kárate. Nada más que esas cuatro o cinco cosas y se les quitaba la tontería de encima.

    ResponderEliminar
  5. Ah, para las ciencias y pseudociencias leer a Mario Bunge sobre todo al Sr. Anónimo de arriba que buena falta le hace. Por Dios!!! Qué lio mental tienen algunos, da grima leerlos.

    ResponderEliminar
  6. Señor peletero, a usted le esperaba. Le estaría agradecido si pudiese saber cuál es su criterio de demarcación. Tengo leído a su amado Mario Bunge, y sigo muy confuso. Otro sí, últimamente estoy empezando a comprender mejor a Gregorio y, aunque caiga en la falacia de autoridad, prefiero creer en Gregorio, en Mario o en usted mismo, sin caer en el fanatismo, a sabiendas de mi error. En mi opinión solo me puedo guiar por la diferencia entre mis esperanzas y mis resultados (algo que no puedo eludir sin perder ahorros o tiempo). Todo lo demás es política y participación, y tachamos de pseudo...loquesea al otro.

    No me gusta que hagan experimentos con mis hijos, que experimenten (mis hijos) lo que quieran cuando tengan uso de razón, si es su voluntad. Que me aporten pruebas de los hijos de los “innovadores”.

    ¿la política es ciencia?

    M de Secondata

    ResponderEliminar
  7. ¿A mí me esperaba?

    Mi criterio de demarcación?, la refutación, naturalmente.

    En absoluto, la política no es ciencia en ningún caso, la política utiliza, más que a la ciencia propiamente dicha, a los científicos que es una cosa muy diferente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. No se me mosquee señor peletero, le esperaba simplemente porque cada vez que se habla de filosofía de la ciencia en este blog, usted escribe o comenta algo.

    De acuerdo entonces, si SU criterio de demarcación es la refutación, ¿puede refutar: "No tenemos un Criterio de demarcación delimitado, metodológico, objetivo, lógico y racional para determinar con absoluta certeza, entre ciencia, pseudociencia y religión, sino que debe dejarse a criterios estrictamente subjetivos, ilógicos e irracionales."? No comprendo que le puede dar grima de mi primer mensaje (el anónimo), si puede ser más especifico, por favor.

    Lo que quería decir es que el término pseudociencia no me parece nada neutro, sino peyorativo. Creo que es contraproducente, pues se les da pie a creer que por lo menos intentan hacer ciencia. Si me lo permiten, prefiero el término “melting pot” y dejemos a la ciencia en paz.

    Antes que Mario Bunge, prefiero leer a Lakatos. Justamente estoy releyendo "La metodología de los programas de investigación científica"; Alianza, Madrid, 1989

    Me quedo con: "la política utiliza, más que a la ciencia propiamente dicha, a los científicos que es una cosa muy diferente."

    Saludos

    M de Secondata

    ResponderEliminar
  9. No me molesto en absoluto, ni tampoco yo quiero parecer antipático con usted, Sr. Anónimo, pero si ésta que dice es la razón por la que me esperaba haberlo dicho desde un principio y yo me hubiera evitado preguntárselo.

    Creo que comprenderá fácilmente que el espacio de los comentarios de un blog no es el lugar más adecuado para un debate de estas características, que, para mí, no se ofenda, ya no es ni siquiera un debate. Ni tampoco hemos de abusar de la hospitalidad de nuestro anfitrión.

    Si quiere respuestas a estas preguntas lea, entre muchos otros, a Mario Bunge, naturalmente, es, según mi parecer, el que lo explica mejor y, por supuesto, infinitamente mejor que yo que solamente soy lector suyo. En la web encontrará variedad de enlaces al respecto.

    No crea que me escabullo, pero si usted me preguntara por la Teoría de la relatividad le diría lo mismo, que lea a Einstein, y… si lo entiende, ¡bien! y sino pues…

    ¿Qué me da grima?

    Me da grima, es cansino y enormemente triste y decepcionante ver lo habitual de esta clase de pensamiento, no se ofenda tampoco, sin cimientos y oscurantista que facilita y predispone al fraude.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pues dejaremos el debate ahí, aunque no este de acuerdo con este problema esté resuelto por la filosofía de la ciencia.

    Un saludo

    M de Secondata

    ResponderEliminar