jueves, 25 de diciembre de 2014

La navidad siempre vuelve


Seguramente Lenin se retorció en su mausoleo cuando se enteró de que Stalin había restaurado, en 1938 lo que los bolcheviques había suprimido con gran jaleo propagandístico en 1918, la navidad. Pero así son las cosas.

2 comentarios:

  1. A la fuerza ahorcan. Stalin intentó igualmente acabar con los domingos. Dividió a los obreros en siete grupos, cada uno de los cuales descansaba un día de la semana. El resultado fue que las familias,cuyos miembros, sistemáticamente, pertenecían a grupos diferentes de descanso, no tendrían ya un día para reunirse. Así que, con una sabiduría y una parsimonia envidiables, los rusos decidieron descansar el día que le tocaba a cada uno... y el domingo. La ley fue revocada. Hay cosas contra las que la Razón no puede luchar (si quiere salir indemne).
    (E. García Vargas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pasa cuando se hace borrón y cuenta nueva. Un día se descubre con asombro algo llamado libre mercado, propiedad privada, iniciativa individual... eso sí, con elaboradas explicaciones que vinculan tales hallazgos a la marcha de la revolución (a la penosa marcha, se entiende...)

      Eliminar