sábado, 6 de diciembre de 2014

El azar

Es tanto lo que depende del azar que los hombres, simplemente, no podemos aceptarlo.

4 comentarios:

  1. No sé "los hombres", pero los que viven según el signo de los tiempos dan la impresión de cierta bipolaridad.

    Por un lado les resulta aceptable que todo haya sido generado por azar. A mí me parece sorprendente un azar tan sistemático que se rectifica continuamente para evitar el caos, pero debe ser que soy un tanto impresionable.

    Por otro no aceptan ninguna fisura en la existencia social y prefieren esclavizarse a arriesgar. Se ha desterrado la noción de accidente pues tan pronto sucede uno lo primero que se hace es buscar a los culpables. Cinturón de seguridad, denuncias preventivas, sistemas de videovigilancia, si un niño se abre la cabeza tiene que haber un imputado (el niño jamás tendrá un ápice de responsabilidad, por supuesto), si se produce un incendio el primer incinerado será un político porque el fuego en el monte debe ser un imposible metafísico...

    Así que vivimos entre la menesterosidad cósmica y la asfixia social.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna vez hemos hablado por aquí, Rafael, de la intuición narrativa. Si esta intuición es cierta, entonces somos hombre porque todo en nosotros está predispuesto para ocultarnos cuanto sea posible el azar, es decir, la ausencia de narrativa. Eso que llamamos la antropología debería estudiar entonces las imprescindibles estrategias de ocultación de la naturaleza a las que llamamos cultura.

      Eliminar
  2. ¿Qué hacer cuando se descubre que alguien a quien admiramos cita equivocadamente a Hergé? ¿Y al Coronel Tapioca nada menos?

    http://dai.ly/x1zsllr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas imperdonables... pero ser adulto significa sobrellevar las frustraciones que nos provocan las personas a las que admiramos.

      Eliminar