sábado, 6 de diciembre de 2014

Don Marcelino sobre el voltario Servet

Me da a mi que nuestro Menéndez Pelayo era menos menendezpelayista de lo que comúnmente se piensa. Él tiene claras sus ideas y sabe en cada momento donde pisa, cosa que es de mucho agradecer en estos tiempos en que la penumbra y la confusión se consideran más luminosas que la certeza, pero a veces deja traslucir una clara simpatía por aventureros del espíritu que se encuentran en el lado oscuro de la fuerza. El caso más notable que he encontrado es el de Miguel Servet, sobre quien don Marcelino estuvo tan interesado que llegó a reunir una amplia biblioteca.

Ya me dirán ustedes cómo hay que tomar esta sucinta y apasionada presentación de Servet en sus Ensayos de crítica filosófica:

"Espíritu aventurero, pero inclinado a grandes cosas, pasó como explorador por todos los campos de la ciencia, y en casi todos dejó algún rastro de luz. Inteligencia sintética y unitaria, llevó el error a sus últimas consecuencias, y dio en el panteísmo, como solían dar los herejes españoles e italianos de aquellos tiempos, cuando discurrían con lógica. Teólogo herético, predecesor de la moderna exégesis racionalista, filósofo neoplatónico, médico, geógrafo, editor de Tolomeo, astrólogo perseguido por la Universidad de París, hebraizante y helenista, estudiante vagabundo, controversista incansable a la vez que soñador místico; extremoso en todo, voltario e inquieto, errante siempre,  como el judío de la leyenda, espíritu salamandra, cuyo centro es el fuego (...), la historia de su vida y de sus opciones excede a la más complicad novela."

Confieso que he tenido que confirmar el significado intuido de "voltario": "De carácter inconstante". Viene de "vuelta", claro. Me quedo con la palabra.

4 comentarios:

  1. Oh! qué descubrimiento más maravilloso me ha proporcionado Ud, Luri.
    Servet! que alma más melancólica . Y Menéndez (es un número Uno) habla de Wiitenberg (mi patria) y hasta de Melanchton. Es fabuloso este Menéndez.
    Y qué me dice del tal Tollin!
    H. de Wittenberg

    ResponderEliminar
  2. Estoy hoy aprendiendo a marchas forzadas sobre el sistema circulatorio de los batracios, qué maravilla! la mía, gracias Don Luri.
    H. de Wittenberg

    ResponderEliminar
  3. Se agradece, Gregorio, que tumbe usted de un plumazo, tópicos que siguen perviviendo por inercia.
    Salud

    ResponderEliminar