jueves, 30 de octubre de 2014

Y sin embargo...

... la peor corrupción es despreciar a tu propio país.

8 comentarios:

  1. me parece que por aquí nadie desprecia a Catalunya. Y supongo que ningún español a españa, a sus políticos, banqueros y empresarios todo el mundo y han dado razones de sobra para ello.

    ResponderEliminar
  2. Si uno vive en Cataluña, por ejemplo, está muy mal visto despreciar a Cataluña. En cambio, despreciar a España no sólo no está mal visto, sino que es casi lo políticamente correcto, algo a lo que han contribuido todas las fuerzas políticas y, desde luego, las catalanistas no en menor grado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir en Catalunya y despreciarla está mal visto de la misma manera que pegar a un padre con escobilla del váter o despreciar a España, porque el desprecio es el origen de todo mal y en Alemania lo saben. Lo que hay es una resaca descomunal de las instituciones de aquí y de allí, no de la gente contra la gente ni contra ninguna cultura.

      Eliminar
  3. ¿Pero eso no es higiene mental? No consideraremos corruptos a los de la generación del 98 y aun antes a los regeneracionistas, y aun antes de antes a los erasmistas...

    ResponderEliminar
  4. Me había olvidado que la prohibición por defecto y la prepotencia venía de las fuerzas políticas catalanas,gracias por iluminarnos.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, ahora sólo falta que aprendas a leer

      Eliminar
  5. Gracias por su consejo, ha de saber que se dan solamente si se piden. Aprender a leer es algo que lleva toda la vida, bien lo explica Greogorio Luri, tiene un blog que le recomiendo. Herramienta básica para leer? Saber leer entre líneas.

    ResponderEliminar
  6. Hay más gente que se dedica al deporte del "desprecio ajeno": los periodistas. Amén.

    ResponderEliminar