sábado, 7 de junio de 2014

Nuestro régimen político

No es ni monárquico ni republicano. Es de oposición. Y esto tiene mal arreglo.

7 comentarios:

  1. "No es ni monárquico ni republicano
    Es de oposición
    Y ésto tiene mal arreglo"

    En las primera proposiciones no se sabe muy bien
    lo que se ha querido decir con ello.
    Pero sobre la última de que "ésto tiene mal arreglo"
    habría que decir que depende de para quíenes,
    porque en los datos aportados por el banco suizo 'Credit Suisse'
    en su "Informe de riqueza mundial, 2013",
    a España se la ubica como el octavo país del munudo
    en el que más han crecido --en el último año-- el número de millonarios
    con un patrimonio igual o superior al millón de dólares (unos 740.121 euros).
    Si a mediados de 2012 había unos 355.000 ricos,
    la cifra actualmente se ha incrementado hasta las 402.000 personas.
    Y para éstos afortunados..."esto si que ha tenido un buen arreglo"
    ¿No crees?




    ResponderEliminar
  2. Tan de oposición que está en cuestión la propia existencia de algo que podamos llamar "nuestro", sea cual fuere el contenido que luego le diéramos.

    ResponderEliminar
  3. Entrando de nuevo al salón, y con la venia,
    creo que "nuestro régimen político"
    --que no es 'nuestro', que es de ellos-- es éste:
    http://sisifocansado.blogspot.com/2014/06/llega-la-sucesion-de-la-peste-bubonica.html

    ResponderEliminar
  4. El régimen es "somos monárquicos por interés y nos ponemos la careta que haga falta con tal de aparentar consenso entre ideologías". Esto no es política sino cortesania, o lo políticamente correcto respecto al interés. Los conciudadanos no existimos.

    ResponderEliminar
  5. Seños Luri, el régimen político que tenemos es ni más ni menos que una Plutocracia, siga el Estado siendo monárquico o republicano. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre...por fín un tirador --belart-- dió en la Diana,
      que en éste caso no se trata de la Diana de Paul Anka,
      sino de esa otra de circulos concéntricos
      dónde tenemos que poner la bala;
      y lo extraño es que, teniéndola siempre tan cerca,
      no sepamos dar en ella la pedrada.

      Debe ser porque nos la confunden
      con otros 'blancos' --y negros--
      para que desviemos la mirada...

      Y ya se sabe que, 'mirada desviada tiene mal arreglo',
      aúnque siempre podemos acudir al oculista, claro.

      Eliminar