lunes, 2 de junio de 2014

La virtud del gobernante

La virtud del gobernante la mide siempre su fortuna.

11 comentarios:

  1. Yo creo...esto que dice es maquiavélico...o por extensión "renacentista"....que habria que adelantarse al presente inmediato. La necesidad obliga. Cuando se desmorona el bipartidismo, lo hace también la mayoría parlamentaria necesaria para aprobar procesos como el de la sucesión misma. A ver, si en unas próximas eleccciones el PP y el PSOE no tienen suciente peso para aprobar votaciones de nivel constitucional....y por si acaso.

    Ah! orgullo y satisfaccion, perdón que la saisfacción ha sido sustiuida por gratitud.
    Vamos Felipe...tu puedes!

    bacon-con-queso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser maquiavélico y renacentista y verdadero.... a no ser que el saber político sea hoy más poderoso que el azar.

      Eliminar
  2. ¿siempre? Pensaba que en la época de Maquiavelo las competencias, la capacidad, la estrategia, la ética y la moral era lo que se valoraba.

    Si la virtud la mide la fortuna, se está valorando una mente maquínica, una virtud fria y calculadora, una virtud adaptativa a los continuos cambios. Ahora, sin un programa y la intención de llevarlo a cabo, solo se valora la poltrona y como supervivir en el poder. No estar al servicio de la política sino usar lo politico para sus propios intereses. Las necesidades del gobernante empiezan a diferirir de la de los gobernados, y la aplicación de la ley queda fuera del sentido en que se redactó.

    Cualquier sopa de un chef 3 estrellas a juicio de otros 20 cocineros siempre será peor que la que hace mi madre. La suma de negativos es más grande, porque duele más, que la suma de positivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la virtud del gobernante la tiene la fortuna, quiere decir que la última palabra sobre la virtud del gobernante la tiene la fortuna. Como creo que estamos viendo hoy mismo.

      Eliminar
  3. ¿cuando la necesidad se transforma en algo diferente al antónimo de contingente?

    Don bacon-con-queso ¿Como que la necesidad obliga? ¿la necesidad de quien? Cuando la necesidad del conjunto de individuos difiere de la necesidad de los gobiernos algo falla ¿las instituciones o los que representantes del momento? Yo creo que antes que las estructuras, lo que falla es la representatividad y la legitimidad de los sujetos. Y estos al apoyarse en las instituciones con intereses individuales las desprestigian.

    Desde el fondo y por el buen funcionamiento de un sistema, yo prefiero muchas monarquias a ciertas repúblicas dictatoriales, y al contrario también. Pero desde la forma, las monarquias, y algunas instituciones subvencionadas, rompen y corrompen cuasisiempre las reglas de juego.

    Me surgen algunas preguntas. Si sustituimos satisfacción (razón + sentimiento) por gratitud, entonces lo que ha fallado es la razón. ¿se va a buscar, mientras haya fuerza parlamentaria, razones para continuar con Felipe? ¿se le va a mitificar?

    ResponderEliminar
  4. Si los gobernados no están satisfechos (nunca lo están) ¿es por razón o por sentimiento?

    ResponderEliminar
  5. "lo que falla es la representatividad y la legitimidad de los sujetos. Y estos al apoyarse en las instituciones con intereses individuales las desprestigian". Pero si somos súbditos en unas políticas neoliberales en plutocracia. No somos una República, cuide su dislexia!

    ResponderEliminar
  6. La virtù de Maquiavelo no es nuestra virtud, como sabe mejor que yo, sino la habilidad para conseguir los propósitos (se supone que dirigidos a un buen fin, como sería el mantenimiento de la república), haciendo lo que desde la óptica tradicional podrá ser bueno (virtuoso) o malo; la capacidad, entre otras cosas, de adaptarse a las circunstancias de la realidad, de tener en cuenta cómo son en verdad las cosas y los hombres, que no son ni fiables ni fijos.
    El rey no se puede quejar de su fortuna. Hoy abdica, sobre todo, por viejo. Designado por Franco, reinó durante la época en que se pasó del postfranquismo a un antifranquismo, y en la que la mitificación de Franco dejó paso, con la ayuda de mucha "pedagogía" por parte de periodistas, historiadores y otros propagandistas al servicio, por supuesto, de la virtù, a una mitificación de la segunda república, aquella que la izquierda intentó derribar cuando la derecha ganó las elecciones.
    No sé si se le puede considerar un gobernante, creo que no, que los reyes de hoy son más bien representantes. Es el jefe de las fuerzas armadas, pero es un título sin gran significado (pudo tenerlo unos años, porque los militares, siguiendo la orden de Franco, obedecieron mayoritariamente al rey, y ver que el heredero de Franco les seguía mandando les hizo más fácil aceptar el camino que tomaban las cosas), no tiene nada que ver con la jefatura nominalmente análoga de Obama, quien puede discutir con los políticos y con los generales cuál es la mejor opción, y tiene su propia opinión, y la puede hacer prevalecer.
    Los verdaderos reyes de nuestro tiempo son los que reinan en Corea del Norte y sitios así, donde tienen un poder absoluto como el que tuvieron los zares, pero nunca serán destronados por los bolcheviques, y cuya estatura mitológica es comparable al menos a la de los césares romanos.
    Podría pensarse que donde se ve cómo la capacidad para la acción política no sirve de nada ante la fortuna es en cómo las políticas de psoe y pp, nominalmente diferentes, han diferido muy poco o nada ante la crisis.
    Por supuesto, todos los que nunca han gobernado tienen la solución. El espíritu sopla donde quiere.

    ResponderEliminar