martes, 20 de mayo de 2014

Dos libros

Dos libros me han llegado hoy por correo:

De Rosenzweig no hay que decir nada. En este café, como los parroquianos asiduos saben muy bien, tiene una hornacina reservada para él en la que nunca falta una gardenia fresca.


Este otro libro es del doctor Lauro Cruz Goyenaga, que fue agregado de la legación del Uruguay en la URSS en 1944 y frecuentó a los refugiados españoles, especialmente a Carlos Díez (el que dio la orden de dinamitar Montserrat). Llegó a Moscú casi comunista y salió con este libro de denuncia bajo el brazo, una descripción desoladora de la patria del socialismo.
Un ejemplo:
"Criticar cualquier cosa, discrepar en lo más mínimo, sin la correspondiente ortodoxa explicación favorable al régimen, es indisponerse con el mismo.
"Y así las conversaciones y el periodismo, se hacen sobre moldes inmodificables que enferman. No elogiar es ya una falta."

Lauro Cruz confirma algo que ya me había confesado un exiliado, pero a lo que, por excesivo, no hice mucho caso: que tras el pacto entre Stalin y Hitler a los comunistas españoles se les prohibió calificar de fascista al gobierno de España. La única denominación admitida, tal como se les sugirió, era la de franquista.


8 comentarios:

  1. "La única denominación admitida, tal como se les sugirió, era la de franquista"
    La precisión total, virtud socialista.

    ResponderEliminar
  2. A partir del pacto germano-soviético de agosto del 39 se termina la "oposición" (por llamarla de alguna manera) comunista a la dictadura nazi-fascista ibérica.

    http://www.elpuntavui.cat/noticia/article/2-societat/5-societat/724818-de-quan-barcelona-era-nazi.html

    http://blogs.publico.es/fuera-de-foco/2013/04/19/la-barcelona-mas-oscura-los-anos-de-posguerra/

    En lo sucesivo la única resistencia y oposición real, digna de tal nombre, durante un cuarto de siglo será la de los anarquistas, de ahí que a lo largo de más de 20 años más de una docena de Comités de máxima responsabilidad que operan en el exilio interior caigan, al tiempo que son detenidos numerosos militantes que trabajan en el interior de las Españas. Ahí están los grandes, colosos como Melchor Rodríguez o Joan Saña Magrinyà, el padre del gran Heleno Saña. Personas que sufrirán años y años de cárceles, torturas y pérdidas.

    El PC Francés defenderá como únicos defensores de la clase trabajadora desde agosto del 39 al PCUS y al NSDAP, el partido nazi alemán. Luego tuvieron que "alterar" las portadas de l'Humanité, procedimientos que denunció Orwell en su visionaria obra 1984, obra que inicialmente tenía por título el elocuente "El último hombre de Europa", y luego Terry Gilliam en su adaptación libre "Brazil". Luego, la caspa franquista y neo-franquista. La CIA y la II Internacional echaron el resto. Como reza el título de un gran libro de Saña: Die Lüge Europas. Europa, esa mentira. Una tras otra. Déu n'hi do.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... alguna cosa podríamos decir de los guerrilleros comunistas o de las detenciones de militantes del PCE y del PSUC... ¿no le parece?

      Eliminar
    2. Desde luego, Sr Luri,

      si bien eran mucho menores en número, y actuaban al margen y en contra de la dirección de sus respectivos partidos. Y eso, en el mundo estalinista, era como no existir. Desde el punto de vista óntico, la única resistencia organizada fue la libertaria. Conozco casos de personas afiliadas a las organizaciones que cita que tuvieron comportamientos admirables y hasta heroicos, por ejemplo en la zona de Ciudad Real o en Córdoba. Pero las construcciones pseudo-históricas posteriores dan vergüenza ajena infinita. Los célebres 40 años de vacaciones psoecialistas están ahí. Debería estudiarse con más ahínco la relación entre "desaparición" o "guadianización" del PSOE a partir de 1939 y las afiliaciones en masa en la Falange de los primeros años del régimen. Claro que hubo derechistas de todo tipo (presuntos "liberales", conservadores, monárquicos, reaccionarios de todo tipo) ingresando en masa en FET y de las JONS, pero no fue suficiente, ahí entró mucho "prietista". Algo que no se dio en el mundo libertario, a pesar de los incesantes esfuerzos por parte del franquismo. Por mucha admiración que Eugeni d'Ors y José Antonio, como personas equivocadas pero sinceras, tuvieran hacia la categoría humana e intelectual de los anarquistas. El cincopuntismo fue tardío y absolutamente marginal, numéricamente hablando, irrisorio. Pero ah, lo del Psoe sí es significativo. Ni mu. Silencio absoluto. Tabú. De eso no se habla, es un silencio a gritos. Como el origen bastardo del neo-PSOE, fundamentalmente falangismo sociológico, como comentaba García-Trevijano.

      https://www.youtube.com/watch?v=zjh4jk8IP9o

      Muy interesante la obra de Olaya Morales en este sentido, muy reveladora. Por cierto, en su juventud participó en las tentativas de atentados más serias contra el dictador, como el del Palacio de Aiete de 1960, que estuvo muy muy cerca de llevarse por delante al tirano. Al final tenía razón Gil de Biedma: "De todas las historias de la Historia sin duda la más triste es la de España, porque termina mal".

      Con motivo del fallecimiento del Sr Suárez, al margen de los actos de plagio y relativa valentía (tardíos, dicho sea de paso) de Pilar Urbano, la mejor crónica es la del historiador Xavier Díez:

      http://blocs.mesvilaweb.cat/node/view/id/261340

      Eliminar
    3. Las ironías de la vida hacen que los sindicatos estatales UGT (refundado por la CIA y la Internacional Socialista) y CCOO (a las órdenes de los asesinos Carrillo y Pasionaria), que trabajan en las oficinas literalmente heredadas del sindicato vertical, defiendan hoy como logros propios "de la lucha democrática", leyes heredadas del Fuero de los Trabajadores de 1945, legislación proteccionista fascista impulsada para neutralizar especialmente la resistencia libertaria cuando el III Reich cayó y había quien tramaba la invasión de Hispania por parte de las tropas Aliadas. Fueron los anarquistas, casi siempre liderados por el anarquismo catalán, quienes lideran durante medio siglo luchas enormes como la jornada de 8h (ya preconizada por Francesc Pi i Margall durante la I República, en su fase Federal y proudhoniana), medidas higiénicas, pedagógicas, etc. En definitiva, la humanización de la sociedad. Pues para neutralizar esa oposición y aplastar la disidencia, se hacen esas leyes de corte mussoliniano que ahora defienden los sindicatos verticales de la ¿II? ¿IIIª Restauración Borbónica. Ese borbón que en 1980 decía "yo pensaba que esto iba a ser como con franco, pero en rey", y a pesar de ello es considerado una luminaria adalid de la libertad y la democracia "que nos hemos dado".

      La historia vuelve, la vie c'est ondoyant. Hasta el histriónico lerrouxismo, esa corriente demagógica, anticatalana, cutre-jacobina y reaccionaria que ahora se llama Ciudadanos o UPyD. Todo ello patético. Pero coherente con la esperpéntica historia de este régimen a punto de fenecer, por suerte.

      Eliminar
    4. No dudo que sean estos los que lucharon con más ahínco, pero hay que reconocer que fue la derecha más conservadora europea la que le paró los pies al fascismo aquí, en Rumania e intentos en Alemania.

      Aquí el "señor" que reconoce a las claras el bipartidismo.

      https://www.google.es/search?q=felipe+gonzalez+falange+espa%C3%B1ola&es_sm=119&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ei=Mst8U5O2BaiW0QWi_IDICg&ved=0CAgQ_AUoAQ&biw=1280&bih=635

      La "transición" y su mitología ha sido un proyecto falangista. No hay sistema, solo un régimen de poder que está en manos de los poderes fácticos, los que tienen capacidad de endeudar.

      ¿por qué no hay partido democristiano en España?

      Eliminar
  3. Pero el fascismo (muy poliédrico), como discurso reaccionario (con fraseologia revolucionaria siempre definiendose en base al enemigo elegido creador de la situacion) de clase media en sociedades industriales en tiempos de crisis con caracter antimilitar (recelaba del ejercito, de ahi sus uniformes), en España no creo que se diera propiamente como en Italia o Alemania, movimientos mas laicos.

    Hay un fascismo antes de llegar al poder y otro en el poder. Aquí el fin ultimo no era el Estado sino la religión. Es la derecha conservadora la que consigue frenar al fascismo, no la izquierda, cuya masa tambien fue comprada en tanto proletaria. Algunos dicen que es Franco quien frena la falange; la falange cambia de naturaleza en el 37 tras caer sus cuatro cabezas mas visibles. Si bien la falange fuera en sus inicios algo parecido al fascismo, aqui acabo en partido ideologico de la dictadura de militares y curas. Aquí poco se movia a las masas, se promulgaba que cada uno se quedase en su casa y poco mas. Nunca hubo un partido fascista de movilizacion de masas en España.

    El maquinismo como generador de un caldo de cultivo de reaccionarios en la política, fascistas

    Hoy el racismo se ha vuelto adjetivo politico del que realmente ostenta el poder, poder de endeudar. Podriamos decir que el "fascismo" financiero y financiario, fascismo de corbata, crea las condiciones, por ejemplo en Grecia, para que aparezca el fascismo. El fascismo es una renacionalizacion del proletariado. El Estado del bienestar es la compra del proletariado para que no se haga rojo, es fascista (E. Mandel). El keynesianismo autoritario, es fascista. El hayek-ismo ultra, es fascista. Los intentos de controlar a las masas e impedir que estas sean las que definan el mercado o las naciones es el caldo de cultivo para esta ideologia mercantilista. El fascismo y sus circunstancias. Resignificacion de identidades (nacion y pueblo) y asignacion del poder... político + el financiero. En el fondo el fascismo siempre fue lo economico disfrazado de politico. Excepcionalidad y reaccion de mercado del empresario/proletario frente a lo financiero/financiario

    Democracia como consenso (muy ecuménico), integración de las masas pasivamente en el Estado (deudor), necesidad de liderazgo, el corporativismo, darwinismo social, y los partidos multiclasistas, Rigorismo tecnocratico.

    ResponderEliminar
  4. Donde pone racismo obviamente debería poner fascismo

    ResponderEliminar