domingo, 24 de marzo de 2013

Es ella


Aquí la tienen. Es Caridad Mercader. Es decir, Caridad del Río. Una Mercader de Barcelona me preguntó recientemente a ver por qué insistía en llamarla por el apellido de su marido. La respuesta nos la dio hace ya muchos años Teresa Pàmies en un artículo de Triunfo: Quería ser llamada Mercader porque era éste un apellido catalán y parecía menos protocolario y burgués que el suyo propio. Las jóvenes comunistas que la seguían con devoción se referían a ella como "la Mercader". La miro y me parece una mujer casi vulgar, pero esa mirada acaba imponiéndose a su figura y anuncia algo inquietante más allá de la máscara. En el interior de la mujer de la foto de arriba (hecha poco después del asesinato de Trotsky) estaba también la mujer de la foto de abajo, retirada en París. 



Y todas estas mujeres estaban durmiendo en el interior de ésta:



2 comentarios:

  1. No puedo evitar que la segunda foto me de pánico. Le puedo asegurar que si me la encontrase por la calle cambiaba de acera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La misma policía moscovita le tenía miedo.
      Los ojos tan fijos y los labios casi descarnados...

      Eliminar

Los inquietantes efectos de la educación

Don Gumersindo de Azcárate, comentando el libro Monarchy and Democracy , del Duque de Somerset (1880), escribe estas inquietantes líneas, q...