jueves, 24 de diciembre de 2020

Feliz -y apetente- Navidad

https://4.bp.blogspot.com/-HeKnEgEaNVc/W04SawTI9RI/AAAAAAAA2gk/ly4PJJS2KcU-_-uU7qgBKR8YZpIQlKg7wCLcBGAs/s1600/outp.gif

Sí, es cierto, tengo bastante abandonado este café, que tan buenos momentos me ha dado y que a tantas personas entrañables me ha permitido conocer. Reconozco -con un pelín de mala conciencia- que ando trasteando por Twitter, pero no quiero dejar pasar la Navidad sin desearles... ¿el qué? ¿qué deseo puedo tener hacia ustedes que sea sincero y no rutinario? En cuanto me hago esta pregunta me respondo que no hay nada malo en los deseos rutinarios porque ponen de manifiesto una voluntad de mantener una frecuencia en el trato. Pues les deseo eso, que no perdamos la frecuencia en el trato. A ver si me enmiendo.

Una vez acabado el libro sobre la interioridad en el Siglo de oro, me he puesto en otro sobre el que ya tenía abundantes materiales recogidos. Hay una paz en la rutina del trabajo que no puedo encontrar en el mero pasatiempo de la televisión, que cada vez me aburre más. Tampoco me atrae mucho la literatura contempoánea y, como estoy en condiciones de dedicarme a lo que me apetezca, no reprimo mis apetencias. Ando leyendo a autores conservadores: Vegas Latapie, Pemán, Vigón... sí, son muy, muy conservadores y están, además, muy olvidados, pero me ayudan a entender, y eso es lo que me importa.

5 comentarios:

  1. Feliz Navidad para usted también, profesor. A Pemán sí lo conocía (de oídas, no lo he leído), pero a los otros dos autores me los acaba usted de descubrir. Me los apunto para el 2021, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Feliz Navidad!. Curioso el gif. Robert Mitchum no veía ni una de sus interpretaciones en las películas. Va al dedillo para una Navidad que tampoco veremos, o la veremos de otra manera.

    ResponderEliminar
  3. Feliz Navidad a todos. Y que nos vacunemos pronto.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Don Gregorio.

    José

    ResponderEliminar

De Valera a Balmes

Día de sol generoso, potente, hiriente, incluso, que arranca blancos de las paredes encaladas que han permanecido durmiendo hasta ahora. Y c...