sábado, 25 de mayo de 2019

Rosario Castellanos... silencio, la poeta nos habla...

Matamos lo que amamos. Lo demás
no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.
Matamos lo que amamos. ¡Que cese ya esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante
para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

El hombre es animal de soledades,
ciervo con una flecha en el ijar
que huye y se desangra.

Ah, pero el odio, su fijeza insomne
de pupilas de vidrio; su actitud
que es a la vez reposo y amenaza.

El ciervo va a beber y en el agua aparece
el reflejo de un tigre.
De Lívida Luz

1 comentario:

  1. Testigo de excepción

    Un mar, un mar es lo que necesito.
    Un mar y no otra cosa, no otra cosa.
    Lo demás es pequeño, insuficiente, pobre.
    Un mar, un mar es lo que necesito.
    No una montaña, un río, un cielo.
    No. Nada, nada,
    únicamente un mar.
    Tampoco quiero flores, manos,
    ni un corazón que me consuele.
    No quiero un corazón
    a cambio de otro corazón.
    No quiero que me hablen de amor
    a cambio del amor.
    Yo sólo quiero un mar:
    yo sólo necesito un mar.
    Un agua de distancia,
    un agua que no escape,
    un agua misericordiosa
    en que lavar mi corazón
    y dejarlo a su orilla
    para que sea empujado por sus olas,
    lamido por su lengua de sal
    que cicatriza heridas.
    Un mar, un mar del que ser cómplice.
    Un mar al que contarle todo.
    Un mar, creedme, necesito un mar,
    un mar donde llorar a mares
    y que nadie lo note.


    Francisca Aguirre

    ResponderEliminar

The Jean-Paul Sartre cookbook

Traslado hoy al Subjetivo los exitencialismos caniculares.