Clarín

El 13 de junio de 1901 nos dejaba Leopoldo Alas, Clarín, entre los luchadores del ideal. Fue aquel un día de profunda y amarga tristeza; hacía varios que le veíamos morirse, sin remedio... lo esperábamos llenos de angustia. Y él lo esperaba, sereno, a pesar de sus nervios delicados y de punta siempre: veía, sentía acercarse la suprema hora de abandonar a los suyos. Dos o tres días antes nos comunicaba sus íntimas aprensiones... su triste convencimiento, sería mejor; y su esposa, dulce, suave, amable, valerosa -¡la esposa de Clartín!-, queriendo animarle le decía:
- ¿Y crees que si eso fuera verdad estaríamos aquí tan tranquilos y... alegres? Hoy estás mucho mejor.

Leopoldo, después de mirar con ternura infinita a su mujer y de fijar un instante en mí sus ojos apagados, nos dijo:
-¡Alegres! ¡Será por heroismo! 

- Adolfo Posada, España en crisis.

Comentarios

  1. Peço desculpa, nao estou a conseguir responder aos vossos comentàrios.

    Este texto que he encontrado en un blog de una colega de Lisboa, indica que tiene el mismo problema que usted. Igual tiene a ver con los últimos cambios que ha hecho Google en blogger.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

In girum imus nocte et consumimur igni

La lechuza de Minerva

Conclusiones provisionales sobre la educación telemática