lunes, 27 de agosto de 2018

¿Tenemos cada vez menos cociente intelectual? Mi respuesta

Respondo al artículo de David Ruiz Marull.


1) La primera en la frente. Mejor hablar de cociente intelectual que de coeficiente. El C.I. es el resultado de dividir la edad mental por la edad cronológica, es decir, un cociente. En este sentido lo que el articulista viene a decir es que la relación entre la edad mental y la cronológica se está alterando por el descenso progresivo de la primera.

2) Los especialistas, comenzando por James R. Flynn hace tiempo que venían observando que, desde que comenzó a medirse la inteligencia, hasta finales del siglo XX había tenido lugar un incremento sostenido del C.I. Es lo que se dio en llamar "el efecto Flynn" o "efecto de las ganancias generacionales de capacidad cognitiva".
3) Conviene observar que, aunque el C.I. se incrementase, como lo hacía en todos los segmentos, las diferencias internas en la población permanecían estables. El efecto Flynn sabía poco de equidad. La ganancia global era notable, pero eso no afectaba a la distribución de los resultados.

4) Pero visto de cerca, el "efecto Flynn" deparaba algunas sorpresas interesantes: no todas las capacidades intelectuales progresaban por igual. Algunas habían crecido vertiginosamente y otras de manera mucho más discreta.


5) Las capacidades intelectuales que más crecían eran las que tenían que ver con lo que podemos llamar, en general, razonamiento. Las que menos crecían eran las que tenían que ver con aquello sobre lo que se razona: datos, matemáticas y lenguaje. Digamos que el motor intelectual había aumentado de manera notable su potencia, pero al volante había un conductor que no parecía dispuesto a sacarle partido a las nuevas prestaciones de su coche. La buena -magnífica- noticia era que las capacidades cognitivas pueden mejorar. La mala, que se descubrían desequilibrios inquietantes en el incremento del C.I.

6) Y lo que se temía que pasara, pasó: Esos desequilibrios acabaron reflejándose en un descenso del C.I.

Este descenso sigue, actualmente, con su tendencia negativa.

7) Como era de esperar, las explicaciones de este deterioro son muy diferentes, pero el deterioro está ahí. Algunos intentan justificarlo alegando que el concepto de C.I, está desfasado, que en la era digital la inteligencia está cambiando, y que el C.I. no puede capturar las inteligencias múltiples. A mi modo de ver esta justificación es una solemne tontería. La inteligencia sigue -y seguirá- siendo lo que era: la capacidad de integración: la capacidad de organizar lo diverso que hay en nosotros para dar una respuesta eficaz a un reto. Ya saben ustedes que yo no creo demasiado en eso de las "inteligencias múltiples". Entre otras razones, porque siendo todos distintos, no todas nuestras conductas tienen el mismo valor. Hay conductas muy inteligentes y conductas muy poco inteligentes y lo que se pone de manifiesto en unas y otras es la totalidad de la persona.

8) Se ha dicho también que el crecimiento se debió al incremento de la calidad de la nutrición, pero esto podría explicar el crecimiento, no el declive.

9) A mi modo de ver, las ganancias parece que se deben a un notable incremento de los estímulos intelectuales ambientales. No hay duda de que los estímulos intelectuales a los que se ve sometido hoy un niño son más numerosos y mucho más sofisticados que hace 20 años. El desarrollo de la capacidad cognitiva es real.

10) En cuanto al descenso, la única explicación que me parece creíble tiene que ver, como ya apuntaba antes, con el desfase entre las capacidades intelectuales y los contenidos sobre los que esas capacidades operan. Por eso el descenso no es homogéneo. Allá donde los contenidos forman parte esencial del aprendizaje, el C.I. sigue su proceso ascendente. Este es uno de los elementos que me empujan a sospechar que estamos asistiendo a la emergencia de una nueva clase cognitiva. 

Lo que dice Roberto Colom, que es el que sabe de estas cosas: AQUÍ

4 comentarios:

  1. ¿Podría explicar un poco más lo de la "nueva clase cognitiva"?
    Muchas gracias.
    M.L.S.E.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algo que vengo detectando desde hace algún tiempo:
      1) Si el conocimiento es poder, hoy es más poder que nunca.
      2) Hay grupos sociales (que no coinciden necesariamente con las antiguas jerarquías sociales) que lo saben y se esfuerzan por proporcionar a sus hijos conocimientos rigurosos.
      3) Estos grupos diseñan rigurosamente la trayectoria educativa de sus hijos y en ella la escuela es sólo un componente más. Cuidan mucho las actividades extraescolares y desde muy pronto intentan desarrollar las competencias lingüísticas de sus hijos. Algunos están practicando la educación en casa. Mi tesis es que este tipo de educación crecerá cada vez más.
      4) Saben que la inteligencia puede mejorarse pero sólo viviendo permanentemente en un entorno muy rico en estímulos intelectuales.
      5) Tienden a fomentar la formación matemática, la musical y la lingüística de sus hijos.
      6) Saben que en los últimos diez años las ofertas de trabajo que más han crecido en la UE son las relacionadas con las STEM (ciencia, ingeniería, tecnología y matemáticas) y las de mano de obra poco calificada (especialmente para el cuidado de personas y animales). A los primeros las empresas les ofrecen contratos estables, pero mayoritariamente prefieren crear sus propias empresas y contratar sus servicios. Los segundos quisieran trabajos estables, pero sólo encuentran contratos de servicios en condiciones muy precarias.
      7) Establecen relaciones de amistad con familias semejantes a la suya, porque saben que, se diga lo que se diga sobre las competencias del siglo XXI, la mejor ayuda para encontrar trabajo y progresar en el mismo, es una buena agenda.

      Si suma lo anterior, el resultado es mi sospecha.

      Eliminar
  2. Pero yo no creo que sea nueva.
    Siempre hubo familias preocupadas por la buena educación de sus hijos en todos esos puntos que indica (ya en exclusivos internados o trabajando para darles una carrera, según su jerarquía social).
    La novedad, quizá, es que antes esos padres
    1-lo decían públicamente orgullosos
    2-sabían que la escuela era el modo de conservar esa jerarquía o cambiarla mediante el ascensor social
    mientras que ahora
    1-es una resistencia (casi) clandestina (pero tozuda, en la que incluyo a ciertos maestros)
    2-la escuela está cambiando-perdiendo-abandonando-destruyendo esa función en medio de la moda "new pegdage" abonada en tertulias, prensa, claustros y cafés (no precisamente el de Ocata).
    M.L.S.E.

    ResponderEliminar
  3. Yo sí que creo que el fenómeno es nuevo. Por ejemplo, hasta los años noventa del siglo pasado el tiempo que las familias dedicaban a a realizar actividades intelectuales con sus hijos era escaso en todos los niveles. Hoy las familias formadas por trabajadores de cuello blanco dedican un 40% más de tiempo a estas actividades que el resto.

    ResponderEliminar

Días de coronavirus. 43. Retorno

I Comienza a hablarse de la salida del túnel, del retorno, de la recuperación de la actividad económica, de estabilización, de mesetas, d...