miércoles, 14 de marzo de 2018

Ahorita

He conocido a una mujer que conoció a la mujer más hermosa de la historia de México, que además de ser magnificentemente hermosa  estaba convencida de que era la encargada de hacer salir el sol día tras día. Pero sigo sin conocer el significado de "ahorita". He comido chiles rabiosos que le dan un significado escatológico a la pimienta. Pero sigo sin entender el matiz del "ahoritita". He subido a las pirámides del sol y de la luna en Teotihuacán y he bebido mezcales dignos de los dioses. Pero "el ahorita ahorita" se me resiste. He viajado en el metro de México a hora punta en una tarde lluviosa y he acabado con medio cuerpo dormido y tortícolis y he tratado con personas cultísimas de memoria caligráfica en restaurantes de no sé cuántos tenedores. Pero el pinche ahorita de su pinche madre, me desconcierta. He visto salir el sol y la luna y niños más pequeños que mis nietos esnifando pegamentos junto a charcos grasientos en los que se reflejaba rutilante toda la tristeza del mundo y he leído el periódico que escribieron los exiliados del Sinaia camino de Veracruz. Cada día me desaparecía de la habitación del hotel un cuaderno, un lápiz, un boli y un sacapuntas y cada día los renovaba para poder seguir renovándolos. He visto enajenados por las calles con más baches bailando su inocencia hambrienta como si fueran invisibles entre la gente y me he parado con la boca abierta ante los maniquíes más tristes del universo en los escaparates más baratos que lucen lo que sólo pueden comprarse los más pobres. He visto todo esto y mucho más. Pero el ahorita, amigos.... ese ahorita elemental, se me escabulle y cada vez que lo oigo me quedo perplejo preguntándome qué querrá decir quien me lo dice.

5 comentarios:

  1. No sé, estimado Gregorio, si te va a servir de mucho mi modesta aportación a tu, por cierto, más que razonable perplejidad. Como bien sabes, toda cultura tiene sus repliegues insondables para el foráneo, que se manifiestan en el lenguaje. En el caso de la mexicana, "ahorita" es sin duda un ejemplo con rango de categoría. Además, como su explicitación puede ir cambiando con el tiempo, a saber hoy, porque yo hablo de hace muchos años. En fin, no me enrollo más. Yo lo pregunté en cierta ocasión y esta es la respuesta que obtuve, algo jocosa, parcial e inevitablemente sesgada, pero respuesta al fin y al cabo: "Ahorita", me dijeron, quiere decir "mañana"; a su vez, "mañana" equivale a "sine die". Luego está "ahorita mismo", pero esta sería quizás otra historia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es una puritita sotileza, que diría un Pereda mexicano

    ResponderEliminar
  3. Acabo de leer que le citan varias veces en un artículo de El Mundo sobre "hiponiños", enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. ¿Quiere decir esto que entiende los matices entre "acá", "acasito", "acasito nomás" y "acasitito"?

    Pues es usted afortunado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ando entre Santo Tomás y Suárez, para ver si me aclaro en las cosas de la esencia y la existencia.

      Eliminar

Los mandamientos republicanos

Gracias al Colegio Madrid de México he conocido la existencia de un pequeño cuadernillo editado en la imprenta Gutemberg de Guadalajara el 3...