Envejecer

Constatas, indefectiblemente, que eres un viejo cuando una joven guapísima te sonríe en el tren y todo lo que se te ocurre espontáneamente es comprobar, disimuladamente, si llevas abierta la bragueta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

In girum imus nocte et consumimur igni

La lechuza de Minerva

Conclusiones provisionales sobre la educación telemática