sábado, 10 de febrero de 2018

Entre Soria y Pamplona


Soria pura, en las faldas del Moncayo.


Río Duero. El paseo obligado entre Soria y Garray.


Nos apareció una nutria, aunque con un aparecer indiferente.


Numancia, a lo lejos, barrida por un viento insidioso.


San Saturio, contemplando Soria.


Pamplona. "Se erigió este monumento para simbolizar la unión de los navarros en defensa de sus libertades". Me llevé de compañía a Alain Minc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El fantasma de Stalin se aparece a Pellecer

Carlos Manuel Pellecer es una de esas personas relevantes cuyo oficio principal es ser discreto y, si la discreción es imposible, ofrecer i...