miércoles, 10 de agosto de 2016

Dos diplomáticos


Le escribe el conde al marqués (26 de diciembre de 1849): "Lo que distingue especialmente a la época en que vivimos es el no confesar cuál sea su fin a que se dirige y el no llamar nunca las cosas por su nombre".

Me voy a Jaén