jueves, 14 de mayo de 2015

Memoria histórica

Sucedió en Villalba dels Arcs, Tarragona: "Uno de los fusilados que sobrevivió explica que 'iba a misa y era de derechas, pero si me ejecutaron fue por una denuncia de uno que quería mi plaza de peón caminero'."
En Josep Maria Solé, La repressió a la reraguarda de Catalunya.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ya ve usted, a uno lo pueden fusilar por una o.

      Eliminar
  2. Hubo muchos ajustes de cuentas que incluían una sustancial mejora de las cuentas de quienes las pasaban. Hubo atrocidades, sí, y también latrocinio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso Platón nos pregunta: ¿En una guerra civil, en qué bando están los patriotas?

      Eliminar
    2. Supongo que a esa pregunta se debe responder que en ninguno. "Guerra civil", más que un oxímoron* es un fracaso de la razón.

      Transcribo una cita de Aulo Gelio: Entre las antiquísimas leyes de Solón que en Atenas se grabaran en rollos de madera y que, después de promulgadas, a fin de que permaneciesen para siempre, los atenienses sancionaron con penas y juramentos sagrados, Aristóteles cita una que dice: Si ocurre que por motivo de discordia o disentimiento se promueve entre los ciudadanos un alboroto del cual surgen dos bandos contrarios, y si se van envalentonando los de uno y otro bando hasta llegar al punto de coger las armas y librar entre ellos un verdadero combate, aquel que durante la revuelta no se haya decantado por un partido o por otro, sino que, antes bien se haya apartado para huir del daño común a todos los ciudadanos, será castigado con la pérdida de su casa, de su patria y de todos los bienes de fortuna y, además, con la pena de exilio y proscripción.

      *El corrector lo señala como defectuoso y ofrece esta hermosa sustitución: "morondo"...

      Eliminar