miércoles, 25 de junio de 2014

E.

E_ es una mujer culta, sofisticada, inteligente. Profesora universitaria. Ayer le envié este mail:
"Querida E_".

Hoy me he encontrado con su voz confundida en el contestador del teléfono, diciéndome que soy un hombre desconcertante. ¿Por qué? Yo le decía "Querida E_.", pensando que era suficiente y ella no entiende el punto.

Así es la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El daimon de Bruto

"Era la noche muy profunda, su tienda la alumbraba una luz no muy clara y todo el campamento estaba en silencio. Él, envuelto en sus r...