viernes, 22 de febrero de 2013

La tórtola aterida

Que venía yo de hacer la compra y ha empezado a chispear una lluvia fría, así que he acelerado el paso. Pero me ha detenido una tórtola aterida sobre un andamio. Si yo hubiese sido un poeta me hubiese parado a dialogar con ella sobre la evanescencia existencial. Este cielo tan bajo anima a estos delirios. Si hubiese sido el crío que fui, hubiese buscado una piedra para intentar arrearle una pedrada, completamente ignorante de que la paz tuviera símbolos. Antes de hacer de un ave un símbolo de la paz, "ave que vuela, a la cazuela", decíamos sin sentir remordimientos. La posmodernidad debe ser esto, quedarse inapetente ante el símbolo de la paz. A lo que iba, como no soy ni un poeta ni un crío, me he entretenido con esta bobada que aquí os cuento.

16 comentarios:

  1. Una bobada muy poética y es hermoso leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. No debería incluirse en el apartado futesas don Gregorio. Es más.
    Agradecido.

    ResponderEliminar
  3. La tórtola erida y la tórtola dederrida

    ResponderEliminar
  4. Quiero decir que el poeta del inconsciente surge en la antítesis entre la tórtola (h)erida o la tórtola de (De)Rrida.

    ResponderEliminar
  5. Mejor no ser el niño bárbaro, al menos yo, que fuimos, Gregorio... La naturaleza desatada tiene un punto de crueldad indiferente difícil de soportar tras haberse sumergido en la fuente Castalia...

    ResponderEliminar
  6. El gato de Schrödinger8:59 p. m., febrero 22, 2013

    Ñam, ñam.

    ResponderEliminar
  7. Me irrita estar en desacuerdo con Juan Poz, pero considero que hay más sadismo en el adulto que se sumerge en la misma fuente de castalia, que contagiaba el pneuma enthusiatikón...que en la pedrada de un pequeño diablillo.
    Heinrich Embautzat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco la incomodidad, Heinrich, pero creo, al rato de tener una distendida conversación, con algunos salvajísimos ejemplos tomados de la/mi propia experiencia, que llegaríamos pronto al acuerdo de que es una mera cuestión de tamaño. La raíz es la misma, distinta (aunque no creo que tanto) la floración. Ahí están "El señor de las moscas" u "Otra vuelta de tuerca", como envejecido argumento de autoridad. Ya sabe que en estos días internáuticos los navegantes creemos no deber nada a nadie y que es nuestro el esforzado trabajo ajeno, por eso digo que es un argumento envejecido. Con todo, para que haya rebeldes ha de haber autoridad. ¿Cómo podría haber habido surrealismo sin el realismo?

      Eliminar
  8. Ahora la mayoría solo sabemos de los columbiformes gracias al pajarraco azul de Twitter. Ni siquiera nos fijamos en las que pasean por las plazas de los pueblos. Que tiempos los de Pantuflo Zapatilla, padre de los Zipi y Zape, que ejercía como catedrático de Numismática, Filatelia y Colombofilia.

    ResponderEliminar
  9. María: Espere usted, que me ponga de pie ante la memoria del gran Pantuflo Zapatilla, imagen especular, por cierto, de ZP.

    ResponderEliminar
  10. Cierto ZP el cual, sin querer (o asín queriendo) despertó a otro de los grandes de Escobar, Carpanta. Alguien que parecía olvidado ya y que resurge con fuerza, viendo ciertas noticias de los periódicos. http://www.lavanguardia.com/vida/20130222/54365642156/comedor-social-en-plena-rambla-de-barcelona.html

    ResponderEliminar
  11. Disculpe, quizás no fue ZP el culpable. Pero cierto es que en su gobierno (y en el actual) existen muchos Protasios (con muchos empleos y que no tienen problemas para llenar la panza)

    Pero no se fíe usted, Don Pésimo hace tiempo que mella mi estado de ánimo.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que la memoria nos será infiel a alguno, pero la mía no registra a Don Pantuflo como catedrático, ¡sino como conferenciante! De niño dicha profesión me parecía el no va más de lo inexplicable. Supongo que también catedrático, porque para un chiquillo de pocas luces, ambas, catedrático y conferenciante, caían del lado de allá de lo real. Lo que me llamaba la atención es que un empelo así sirviera para dar de comer a la familia, que ya me despuntaba la vena realista...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión es del mayor interés. Pero así, de pronto, tiendo a estar de acuerdo con María. Escobar era muy partidario de cosas como la Física Numismática.

      Eliminar
    2. Y la fama se la llevó Dalí....

      Eliminar

¡Franco, Franco!

"¡Franco, Franco!", gritábamos ayer por la noche en el castillo de Peralada. Y Franco Battiato nos dio dos bises. El tiem...