viernes, 22 de febrero de 2013

La tórtola aterida

Que venía yo de hacer la compra y ha empezado a chispear una lluvia fría, así que he acelerado el paso. Pero me ha detenido una tórtola aterida sobre un andamio. Si yo hubiese sido un poeta me hubiese parado a dialogar con ella sobre la evanescencia existencial. Este cielo tan bajo anima a estos delirios. Si hubiese sido el crío que fui, hubiese buscado una piedra para intentar arrearle una pedrada, completamente ignorante de que la paz tuviera símbolos. Antes de hacer de un ave un símbolo de la paz, "ave que vuela, a la cazuela", decíamos sin sentir remordimientos. La posmodernidad debe ser esto, quedarse inapetente ante el símbolo de la paz. A lo que iba, como no soy ni un poeta ni un crío, me he entretenido con esta bobada que aquí os cuento.

Una pérfida máquinaria totalitaria

"Es casi imposible haber pasado por las Brigadas Internacionales de España, que eran una pérfida maquinaria totalitaria, y salir libre...