sábado, 31 de enero de 2009

Probablemente

Probablemente dios no existe. Deja de preocuparte y vive la vida.

No he podido evitar recordar, al ver esta imagen (no tengo información sobre el fotógrafo), la campaña de los autobuses. Independientemente de lo que esta campaña explícitamente dice, hay algo que se muestra en ella y que apunta hacia una cuestión de enorme relevancia: la asociación entre verdad (en este caso una verdad pequeñita, es cierto, puesto que se presenta como probable) y felicidad, por una parte, y la necesidad de difundir a los cuatro vientos, por otra, la convicción de que esta asociación es, en sí misma, verdadera y saludable. Yo encuentro todo esto demasiado cristiano. La probidad intelectual, el poner el amor a la verdad por encima de todo, me parece mucho más bíblica que griega. Los griegos tenían un sentido muy acentuado de la prudencia como para jugarse toda la vida, al completo, a la carta de la verdad. Y veo también en esta conciencia misionera de los promotores de la campaña un sentimiento apostólico e incluso católico (cat'holos: para todos); veo un apostolado de la verdad que no duda de la bondad absoluta de su propósito. Y en esta confianza sospecho que puede encontrarse algo así como la transmutación de la divina providencia teológica en divina providencia científica. Es decir: que esta campaña me parece sumamente religiosa. Un ateo de verdad tiene que ser capaz de desprenderse de todo rastro (religioso o laico) de la divina providencia. Si no lo hace, es que no es tan ateo como cree. El laicismo, convertido en religión, es también religión. Yo -quizás...- podría apuntarme a un lema que dijese: "Probablemente la providencia es un intento de dar sentido al sinsentido de la naturaleza. Deja de creer en ella y atrévete a ser infeliz". Pero eso es, más o menos, lo que dijo Heidegger.

51 comentarios:

  1. A aquesta manera d'ésser i d'actuar, jo n'hi dic empatia simpàtica d'espècie. Crec que ja ho tenim als gens perquè és una estratègia evolutiva que ens fa més forts.

    Simpatia te moltes accepcions, em referixo a aquesta: sentiment o estat afectiu consistent en el fet de participar en els estats afectius dels altres, sia per un fenomen de contagi espontani, sia per un acte d'atenció reflexiva.

    El cristianisme potser s'hi "regozija" perquè el fet cultural demana una especial atenció pel desenvolupament d'aquesta característica.

    "Probablemente la providencia es un intento de dar sentido al sinsentido de la naturaleza. Deja de creer en ella y atrévete a ser infeliz" Trobo aquesta frase encertadíssima!

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta: ¿"deja de preocuparte y vive la vida" significa, en ese caso, algo próximo a "deja de preocuparte y consume"?

    Otra pregunta: ¿entonces Dios no va más allá que el Big Brother?

    Tengo enormes dudas acerca de la capacidad del ser humano a renunciar a una religión. Homo religiosus, decía Lluís Duch en un hábil juego de palabras, y creo que le doy la razón.

    ResponderEliminar
  3. Sin vivir en España es la segunda vez que me topo con esta campaña que parece demasiado cándida. No creo que vivir la vida varíe si uno es ateo o teísta, deísta, panteísta, mono-, poli- o henoteísta.
    Por otro lado, no estoy tan seguro que la búsqueda de la verdad sea algo más bíblico que griego. Es más, ni siquiera me animaría a sostener que es patriminio de un determinado grupo humano. A pesar de que Aristóteles se me viene a la boca creo que la búsqueda imperiosa que tiene el humano de conocimiento es de conocimiento verdadero. En cierto sentido, según que entendamos por verdad esa búsqueda no es otra cosa que la búsqueda de verdad(es).

    Cuando pueda explíqueme el comentario que dejó en mi blog que es demasiado aforístico para mis capacidades cognitivas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No tengo muy claro eso del sentido, me pregunto si el "sentido" nos lo creamos nosotros, no me atrevo a decir que pueda ser algo "externo", pero tampoco puedo defender lo contrario, ni tampoco su inexistencia (sóc una prefilòsofa de pega, cada vegada tinc més dubtes!) (Suposo que moriré abans de ser filòsofa, encara que visqui cent anys).

    Su frase me ha hecho pensar en Viktor Frankl.

    ResponderEliminar
  5. Gran post.

    Sólo le pondría un pero y es que el laicismo no es ateísmo, no es más que la creencia de que el estado debe ser políticamente neutro y tal punto de vista se puede defender desde el cristianismo. De hecho, antes o entre sus acepciones laico significaba cristiano no seglar. Así que cambiaría la frase El laicismo, convertido en religión, es también religión por El ateísmo, convertido en religión, es también religión. ¿te parece?

    Otro apunte. Fíjate que yo había leido a Heidegger y le juzgaba un disimulado/críptico creyente -¿no gustaba de teologías hasta Ser y Tiempo?-, se ve que su singular prosa me confundió.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. En una ocasion oi decir que en està parte de mundo, crsitianos lo somos todos, no de creencia però si de mentalidad.
    He tenido, alguna vez, la sensacion que en realidad los ateos no estan contra Dios sino contra la idea de Dios de la iglesia catolica que és una determinada de las posibles.
    Ser "proge" és un estado tendente a la generalizacion, Marx dijo que que la religion era el opio del pueblo però no dijo nada de la religisosidad.
    Hablaré de esto en mi bloc hoy y mañana.
    Drac : Las preguntas sobre el sentido son propias de seres con consciencia. Si no tuvieramos consciencia, nos doleria la inconsciencia ?
    Que la sociedad materialista-individualista que vivimos se haya creido la sandez que no cuenta és, simplemente otra cuestion, un accidente temporal, que, tal vez, ya este en reflujo.
    Soy una persona espiritual y en mi idea de Dios, creer o no, quien crea o no, és irrelevante. Algo asi como si yo creo o no, en el planeta Saturno o en los bancos de peces.

    ResponderEliminar
  7. Lo de verlo más bíblico que griego es cuestión de formación del espíritu (y no añado nacional), casi. No lo comparto.

    ResponderEliminar
  8. Un saludo efusivo, señor Elgoslila. Tampoco soy capaz de refutar, con lo poco que sé de psicología, que todo sean creencias.

    ¿Creemos en Dios del mismo modo que creemos que la tierra no va a abrirse a nuestros pies ahora mismo o creemos en una ley de harmonía subyacente en los movimientos del universo?

    ResponderEliminar
  9. Me da que la religión va con la naturaleza humana y que el cristianismo, en tanto que pretende enderezar esa naturaleza, pone las bases del ateísmo. Y una de Sánchez Ferlosio: “lo malo de la fe no es que Dios dé preocupaciones, sino todo lo contrario: Dios quita preocupaciones”.

    ResponderEliminar
  10. Probablemente,y solo probablemente se trate de una moda,llamada laicismo,ateismo,agnoticismo ,estupidez...etc llamese como quiera,pero de lo que estoy seguro es que pasara igual que pasan todas las modas,yo desde mi humilde butaca de espectador de esta vida social-politica,simplemente me asonbro e indigno de como nos dirigen hacia la estupidez,por un lado hacen esta campaña antireligiosa y por el otro acaban de firmar un connvenio con caritas,vosotros sois filosofos y veis mas alla, yo no tengo vuestros conocimientos y por eso me atrevo a decir que es simplemente una campaña de idiotizacion de masas, la religion, para mi es una opcion personal,no hay carnets de cristiano ni cobro mas o menos por serlo,¿alguien dejaria de hablar con otra persona por se creyente?,que cada cual haga lo que le de la gana,la costitucion lo pone bien claro estado laico,y si dejan que la iglesia tenga poder, es porque si no perderian votantes, y para no perderlos quieren que cambie la iglesia,que sean los feligreses los que la cambien y no el estado ya que es laico, aparte de esto alguien me puede decir ¿porque solo se meten con el cristianismo? ¿Quien solicito la canonizacion de Gaudi?¿porque Montilla fue a la clausura del año jubilar en Tarragona? En fi probablemente sea una moda, supongo que como citaba Luri el ser humano tiene sus idas y venidas
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Sabe, Don Gregorio, ayer bebido durante unos segundos me pareció creíble que hubiese felicidad.

    Por cierto, Fontcubierto,

    ¿Dónde de la Constitución pone bien claro estado laico?

    ResponderEliminar
  12. Efrem: El que passa es que -al meu parer- la alternativa és la següent: o providència o etern retorn del mateix. Sí, Nietzsche de nou.

    ResponderEliminar
  13. Drac: Me gusta saber que compartimos admiración por el gran Lluis Duch. No sé si el hombre puede vivir sin religión, pero me parece evidente que no puede vivir sin -por este orden- fe, esperanza y (algo de) caridad.
    El cristianismo tiene la ventaja respecto a otras creencias, que acepta acepta la duda como algo casi elemental.

    ResponderEliminar
  14. Luc: La búsqueda de la verdad no sé si es más bíblica o más griega, pero la elevación de la probidad intelectual a la categoría de valor moral, me parece mucho más bíblica que griega. Para los griegos lo imparte, en todo caso, era la "parresía", la libertad de palabra. ¿Qué griego se atrevería a decir "la verdad os hará libres" o "yo soy el camino, la verdad y la vida"?
    Respecto a Aristóteles, recuerde que el críterio último de la virtud es el del "phronimós", que no es necesariamente -ni mucho menos- el más verídico.
    Respecto al aforismo: le pido disculpas por lo que tiene de abrupto, pero me parece evidente que en filosofía el movimiento no se demuestra huyendo.

    ResponderEliminar
  15. Drac: No me parece que -por poner dos ejemplos- la necesidad de consuelo o la necesidad de sentirnos portadores de algún valor nos la creemos nosotros.

    ResponderEliminar
  16. Hector: aceptada la enmienda. Pero el laicismo militante por nuestro país confunde -me parece a mi- la laicicidad del Estado con la de la sociedad civil.

    ResponderEliminar
  17. Gos: La religión puede muy bien ser el opio del pueblo y el pueblo puede muy bien dejar de existir sin algún tipo de opio. En cualquier caso la sustitución del opio por el fast food no tiene por qué afectar, ni poco ni mucho, a la existencia de Dios.

    ResponderEliminar
  18. Morenita: Tampoco tenemos que compartir todo usted y yo, ¿no le parece?
    Le añadiré a lo que ya le he dicho a Luc una cosa: En la Biblia no hay manera de ocultarle la mentira a Dios; en Grecia los dioses se mienten entre sí continuamente.

    ResponderEliminar
  19. Croix:

    1) ¿Y si la naturaleza humana es la de un ser que necesariamente ha de ser enderezado? Piense que hasta para conquistar la postura erguida el hombre necesita el enderezamiento.

    2) El ateísmo antiguo (epicuro) se veía a sí mismo como una liberación de preocupaciones; el moderno, por el contrario, como un incremento de preocupaciones (Heidegger y la autenticidad del ser-para-la-muerte).

    ResponderEliminar
  20. Foncubierto: Le agradezco el saludo, pero me parece que no hay Estado sin mitología y, por lo tanto sin fe.

    ResponderEliminar
  21. Tumbaíto: Si, efectivamente, la felicidad es tanto más creíble cuanto mayor es nuestra enajenación mental. Por ejemplo en accesos furibundos de enamoramiento, que como decía muy bien Ortega, son estados de imbecilidad transitoria.

    ResponderEliminar
  22. Uno duda, Don Gregorio. ¿Cuánto mayor es nuestra enajenación mental o cuánto más allá de nuestra enajenación mental estamos?

    No sé... Además me incordia la expresión "el feliz acontecimiento".

    ResponderEliminar
  23. Probablemente hay vida después de la muerte pero, ¿de la muerte de quién?

    Lo leí en alguna parte. Me parece ahora increíble (y estupendo) que no haya publicidad dentro de los libros.

    A mí me gustan mucho los cipreses, y el espacio que hay entre ellos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Gregorio, i no pot ser la providència en un Etern Retorn? Jo estic convençut que és així, li deixo un enllaç al final del comentari per si li interessa profunditzar en aquesta mena de "panteísme" -en cas que se'n pugui dir així.

    El preludi per a entendre-ho millor seria aquesta explicació del no-res: el no-res és la conceptualització del resultat de l'impossible. Això ho sabem perquè hi ha quelcom que existeix -i per tant és possible-, n'hem buscat un contrari i hem trobat el no res. El no-res és, doncs, el contrari del que sí que és: així el no-res és el contrari del tot. Com que el no-res no pot existir (fora d'aquesta conceptualització), existeix l'eternitat: és a dir, que sempre hi ha hagut quelcom, si no fos així el no-res existiria, i és evident que no existeix...!

    Així, som en l'eternitat, i l'eternitat no te principi ni fi, oi? És eterna: infinita: ens trobem davant de l'infinit.
    _____________________________________________

    http://escritsefrem.blogspot.com/2008/10/el-rellotge-de-du.html

    ResponderEliminar
  25. Leyendo a Efrem me he acordado de la primera vez que usted y yo discutimos una cuestión. ¿Se acuerda, Don Gregorio?

    ¡Sí! ¡El problema del Emmental!

    ResponderEliminar
  26. Tumbaíto: Es que -y siento tener que mentarle a Goethe- la de la felicidad es una aspiración muy plebeya. Tanto es así que para ser feliz con frecuencia es suficiente con ser tonto y tener trabajo.

    ResponderEliminar
  27. Mais il faut: No probablemente, si no con seguridad, hay muerte. Y eso nos sitúa como protagonistas de un relato muy singular, ya que ni el inicio ni el final dependen de nuestra voluntad. Mientras la finitud humana no disponga al mismo tiempo de explicaciones convincentes y tranquilizadoras sobre el todo (lo que significa introducir algún tipo de providencia en las mismas) habrá hombres religiosos. Por otra parte ni la dificultad de pensar eso que llamamos "Dios" puede afectar a un ser que es el que es, ni la dificultad de mantener viva la fe es algo ajeno al creyente cristiano.

    ResponderEliminar
  28. Efrem: Para Nietzsche se trata del eterno retorno "de o mismo", es decir de una identidad que carece de "otro" (de diferencia) y, por lo tanto de un anónimo suceder. Piense usted es Pascal: "el silencio eterno de los espacios infinitos me aterra".
    Lo mismo es -probablemente- eso: el silencio eterno de los espacios infinitos. Lo que busca Nietzsche es una forma de enfrentarse a ese silencio sin terror una vez que Dios ha muerto.

    ResponderEliminar
  29. Tumbaíto: Gran momento en la historia universal de los blogs, fue aquel. No lo olvidaré así como así. Sustanciemos el Parménides de Platón en un trozo de queso.

    ResponderEliminar
  30. Siempre nos quieren salvar de algo, uf, que cansado: católicos, comunistas, dietistas, ateos...

    Lo que me parece sintomático es que en nuestro tiempo la cosa no genere debates públicos serios sobre el tema (no sobre los autobuses).

    Me acuerdo del Manuel Bueno unamuniano, que creía que valía más vivir engañado.

    ResponderEliminar
  31. En clase, yo ilustraba el paso del terror pascaliano a la risa nietzscheana con -evidente- el grito de Munch. Comparten un mismo origen y un mismo histerismo. Mann (y me imagino, no sé, Borges, por ejemplo, y tantos otros) reprocha a Nietzsche eso, precisamente: la ausencia de distancia y mesura... no sé cómo expresarlo.

    ResponderEliminar
  32. Una pregunta Don Gregorio que siempre me ha intrigado ¿como puede un filosofo creer en Dios?

    Venga por delante que la condición humana es independiente de sus creencias, como decia Ortega, el que cree no piensa. Mi parte Bondadosa del ser, si es que tengo alguna, se la debo a una persona religiosa, unas de las personas que mas bondadosas que he conocido son creyentes, la religión ha cumplido su función en la historia, sistemas de organización social. Las personas religiosas suelen tener una mayor fortaleza psiquica. Estoy completamente de acuerdo con Don Gregorio con lo del opio. A tener en cuenta creo que era en el libro de Don Gregorio lo que esta pasando en Francia con los centros docentes Laicos con los religiosos, que incluso musulmanes estan llevando a sus hijos a centros Catolicos por la diferencia en la calidad de enseñanza. Si es que el mundo esta lleno de paradojas.

    ResponderEliminar
  33. Júlia: Yo conocí otro Manuel bueno, pero del otro lado. Consideraba que debía mantenerse fiel a una imagen púbica que había contribuido a crear de sí mismo aunque con el tiempo se había ido separando más y mas de ella. Pero -me confesó un día tras una cena en Teià- "no puedo decepcionar a los que creen en mi". Este Manuel era un famoso novelista y prolífico periodista barcelonés.

    ResponderEliminar
  34. Lola, Rubén, intento responderos a ambos con palabras de Nietzsche (sección segunda de Más allá...)
    - "¡Tened cuidado, vosotros los filósofos y amigos del conocimiento, y guardaos del martirio! ¡De sufrir por amor a la verdad"
    - "... como si 'la verdad' fuese una persona tan indefensa y torpe que necesita defensores! ¡y precisamente vosotros, caballeros de la tristísima figura, mozos de esquina y tejedores de telarañas del espíritu!
    - El martirio del filósofo, su 'sacrificarse por amor a la verdad' saca a la luz por fuerza la parte de agitador y comediante que se hallaba escondida en él".

    Sección tercera:
    - "A mi me parece que el instinto religioso está en un momento de poderoso crecimiento, pero que ese instinto rechaza, con profunda desconfianza, justo la satisfacción teísta".
    - "A los 'homines religiosi' se los podría contar entre los artistas, como su categoría suprema"
    - "Amar al hombre por amor a Dios -ése ha sido hasta ahora el sentimiento más aristocrático a que han llegado los hombres."

    Pero pensándolo bien, continúo con un nuevo post...

    ResponderEliminar
  35. Como he dicho por ahí... o diré... el racionalismo fue el sustituto de la predestinación y con igual fin: apaciguar nuestra angustia. Nietzsche ya lo comprendió haciéndolo ir a la vez contra Sócrates y el cristianismo. Y no salimos de ello...

    ResponderEliminar
  36. Muchas gracias,tiene toda la razon no lo habia observado desde ese punto,supongo que me queda mucho por aprender, y en su blog gracias a usted y a sus bloggers, espero aprender sin ofenderles con mis comentarios.
    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  37. No compartir una hipótesis es el fundamento de cualquier debate, exacto.
    Que los dioses se mientan entre sí sólo significa --y les honra-- que estaban hechos más a imagen y semejanza de los hombres que el omnipotente cristiano.

    La probidad intelectual y el amor a la verdad no es patrimonio bíblico, he aquí el fallo de base. Partiendo de esto, la reductio ad absurdum que acaba con Heidegger depende más de la capacidad retórica que de la lógica de cada uno. Aun así, como ejercicio está conseguido y promete en comentarios.

    ResponderEliminar
  38. Don Gregorio, ¿puede ser que esta interpretación de la frase se deba a un patrón cristiano sobre la vida? Me refiero a que yo no veo por ninguna parte la mención a la felicidad. El "deja de preocuparte y vive la vida" para mí es literalmente eso, "vive la vida", con sus alegrías y sus miserias pero sin la preocupación de un juez supremo al margen de uno mismo. Y sin garantizar la felicidad.

    ResponderEliminar
  39. Carlos: Por ahí van los tiros, efectivamente.

    ResponderEliminar
  40. Morenita: ¿Y qué quiere que le conteste yo? ¿Considera que los argumentos que usted aporta a favor de su tesis son superiores a los míos?

    ResponderEliminar
  41. Arrebatos: Podría ser, pero esta posibilidad no cierra los interrogantes. ¿Se ofrece el "vive la vida" como una alternativa superior o inferior al "vive la vida religiosamente"? ¿No hay aquí en el fondo la convicción de que un vive la vida sin dios es superior a un vive la vida con dios?

    ResponderEliminar
  42. Oiga, esa susceptibilidad. No hablo de superioridad alguna, sólo de propiedad. Es muy discutible esta asignación de la probidad intelectual y el amor a la verdad. Dónde están las pruebas en la Bíblia, que es un mejunje de historietas fantásticas pasadas por mil manos y sancionado por muchas otras? Por ahí no le veo la diferencia con los escritos clásicos.

    Y sí le veo mucha con los escritos clásicos que intentaban recoger la ciencia de la naturaleza que en efecto se practicaba.

    ResponderEliminar
  43. Mire usted, estoy tan dispuesto a dejarme convencer que no tiene más que indicarme dónde puedo encontrar en la Grecia antigua una ley moral tan categórica como la del mandamiento que ordena, sin restricciones, "no mentirás ni dirás falso testimonio".

    ResponderEliminar
  44. Quizá la Biblia es "un mejunje de historietas fantásticas pasadas por mil manos y sancionado por muchas otras" precisamente porque no soportaban la falsedad.

    Si se fija, Morenita, cada una de las tradidiciones literarias que recoge la Biblia son neutralizadas. Y, a la postre, es Cristo quien da el más certero golpe que jamás se le haya dado a la religión.

    Después de Cristo, cree servidor, es imposible la religión.

    Me dirá pues para ser imposible la religión, hay mucha y, sería, un buenísimo ataque a la linea de flotación. Pero como me dijo una vez alguien malvado (=Don Gregorio): la Teología es el paraíso de los incrédulos.

    Sólo cabe religión si se está fuera de la época común.

    ResponderEliminar
  45. Estar fuera de la época común = sociedad encallecida.

    ResponderEliminar
  46. Tumbaíto: Probablemente fray Junípero (el compañero de San Francisco) tenía más fe que San Francisco, y San francisco más que San Buenaventura, el Doctor Sutil. Lo que se gana en sutileza teológica debe perderse existencialmente por algún lado... me temo. Y con esto no quiero decir, ni mucho menos que San Buenaventura fuera ateo. Al contrario, probablemente ha sido el teólogo más impregnado de fe. Y, ahora que lo pienso, debería añadir que -probablemente, también- San Buenaventura tuvo más fe que Duns Scoto, porque el "potuit, decuit, ergo fecit" de este último está sujeto por esa conectiva, "ergo", a la lógica y de esa lógica pende el "fecit", cosa que parece un poco demasiado orgullosa.
    Pero no me haga mucho caso... todo esto son divagaciones de sobremesa.

    ResponderEliminar
  47. San Buenaventura es el Doctor Seráfico (el beato Juan Duns Escoto es el sutil).

    ResponderEliminar
  48. Ya lo ve: Es usted más sutil que yo sin que sea yo más seráfico que usted.
    Tiene usted razón y además la degradación de seráfico en sutil parece más acorde con mi tesis de sobremesa.

    ResponderEliminar
  49. Vale. Lo que me pide es de nivel básico y ahí llego: una selección bibliográfica que contenga algo análogo al "no mentirás ni dirás falso testimonio" en la Grecia antigua. A mí me sirve para desactivar este meme sin fundamento que patrimonializa la honestidad para los cristianos. Le añadiré la época romana, quizás descartada del ruego porque todos los romanos ya eran cristianos sin saberlo.

    Me va a llevar una entrada en mi blog. Lamento no poder servir hoy el plato, porque como advertí a mis lectores ayer domingo (al final), ando algo liada. Queda para el finde.

    ResponderEliminar
  50. Mire usted, Morenita, mis palabras han sido: "La probidad intelectual, el poner el amor a la verdad por encima de todo, me parece mucho más bíblica que griega". Y hasta aquí llega por mi parte esta absurda polémica sin dialéctica. Contra negantem principia non est disputandum.

    ResponderEliminar

Sobre la utilidad de los filósofos y las filosofías

A estas alturas de mi vida no sé muy bien qué opinión tengo sobre el valor de la filosofía. Me hace dudar el hecho de que haya tantas perso...