jueves, 13 de enero de 2022

¡A Zaragoza!


 

3 comentarios:

  1. Maestro Luri, ¿habrá alguna transmisión virtual para poder asistir?.

    ResponderEliminar
  2. Maestro.
    Tuvo el placer de asistir ayer a esa mesa redonda incompleta. Agradecí su presencia y sus intervenciones.
    Sin embargo, la referencia que se hizo a la influencia de lo digital me pareció extremadamente superficial por parte de los dos ponentes.
    La aparición del smartphone -hace quince años que Steve Jobs presentó el que iba a revolucionar todo el mercado- supone un problema educativo de enorme envergadura que va mucho más allá de la preocupación por los contenidos groseros que se pueden encontrar en la red o en la puerta del aseo del cole y producen inmensos problemas de relación no solo a los solitarios, sino a todos los chavales desde edades muy tempranas: competencia de la pantalla como soporte en los primeros estadios de introducción a la lectura infantil, absorción adictiva y/o consumo abusivo, déficit de atención, falta de empatía, soledad y aislamiento a pesar de las apariencias, contacto temprano con la pornografía, dificultades de acompañamiento para los padres... No quiero aburrirle. Solo una recomendación de lo último que se ha publicado al respecto: Michel Desmurget, La Fábrica de Cretinos Digitales,Península,2020. O muy interesante desde el punto de vista de la lectura: Maryanne Wolf, Lector Vuelve a Casa, como afecta a nuestro cerebro la lectura en pantallas.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco bien a Desmurget y a otros autores críticos con las nuevas tecnologías. La verdad es que no soy pesimista. No encuentro estudios empíricos rigurosos para serlo. No me considero tan ingenuo como para pensar que sean, ni mucho menos, la panacea para todos nuestros males, ni mucho menos. No hay progreso sin pérdidas. Y el reto es aprender a utilizar lo que tienen de progreso y a compensar lo que tienen de pérdida.

      Eliminar

Dolor

Viene una madre a pedirme un consejo que no le puedo dar. No puedo caer en la frivolidad de improvisar un diagnóstico simplemente por quedar...