jueves, 9 de agosto de 2018

Maeztu: La cicuta y el olvido


En EL SUBJETIVO

6 comentarios:

  1. Hace tiempo que tengo la impresión de que estos jueces de la historia que lanzan anatemas y se rasgan las vestiduras en nombre del pensamiento dominante son más un tipo humano que portadores de un pensamiento concreto. Son "la novia en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el entierro". Siempre apostando a caballo ganador desde una rotundidad puritana y falsa. Son los adalides de "lo que toca"; los peces muertos que siguen la corriente y no soportan al que remonta el río en busca del hontanar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que hagan lo que les venga en gana. Nosotros seguiremos remontando el río que, al final, pueden esperarnos unas buenas migad con huevos y chorizo. ¿No te parece?

      Eliminar
  2. Franquista lo fue Francisco Cambó, de palabra y de obra, pero sigue teniendo calles en Barcelona u Oviedo, así que parece que hay franquistas buenos. Pero de esto nadie habla, claro.
    En cuanto a Ramiro de Maeztu, su crimen es como el de tantos a los que han dejado sin calle, baste citar como ejemplo a Calvo Sotelo: haber sido asesinado por los "buenos".

    ResponderEliminar
  3. Muy acertada la referencia a la cicuta del título: como esto siga así, cualquier día se va a retirar a Sócrates de los libros de texto, porque, como es sabido (aunque hoy es de mal gusto recordarlo), fueron "los buenos", es decir el régimen democrático (entonces recién reinstaurado) el que juzgó, condenó y ejecutó a aquel mismo Sócrates con el que no se habían atrevido "los malos", es decir, los oligarcas y tiranos impuestos por Esparta.

    Athini Glaucopis

    ResponderEliminar
  4. El más reciente de los artículos que conozco en el que Sócrates y Platón son presentados como protofascistas:
    https://lareviewofbooks.org/article/democracy-too-much-of-a-good-thing

    ResponderEliminar

Para que no se olvide

Acabo de recibir, ahoritita mismo, un libro que es para mí muy especial. En primer lugar, por el autor, mi amigo Xavier Guzmán Urbiola,...