martes, 27 de junio de 2017

Y, de repente, ayer

Uno nunca sabe detrás de qué esquina lo espera alguna sorpresa del pasado. 

No esperaba encontrarme por internet con Nieves Eguiluz, una queridísima amiga a la que hacía 30 años que no veíamos. Pero he topado con ella y así ha vuelto a mi memoria su marido, Rafa Ramos, el creador de Leo Verdura, y los tiempos en que fui Teodosio de Goñi... pero esta es otra historia.


Nieves ha conservado algunas fotos nuestras, entre ellas, ésta en la que aparecemos mi Agente Provocador y un servidor de ustedes. Me ha entrado un ataque de historia del que temo que estaré convaleciente hasta que deje de estar de Rodríguez.


Recuerdo perfectamente la tarde en que hicimos esta foto. Lo que no sabía era que me acordaba tan bien de ella. Fue ayer, sí, porque durante un buen rato, el tiempo intermedio ha desaparecido. Teníamos menos años de los que tienen actualmente nuestros hijos. 

Me voy a Jaén