viernes, 27 de enero de 2017

Dudamel en el Palau de la Música Catalana


7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Orquesta Sinfónica Simón Bolívar
      Y en el caso de la novena con:
      Orfeó Català (Simon Halsey, director)
      Cor de Cambra del Palau de la Música (Simon Halsey, director)
      Jualianne di Giacomo, soprano
      Tamara Munford, mezzosoprano
      Joshua Guerrero, tenor
      Soloman Howard, bajo

      Eliminar
    2. Ése es un concierto que si yo estuviese en Barcelona no me perdería.

      La Novena de Beethoven es una obra que, por creer conocerla de memoria, yo hacía muchos años que había dejado de ir a escucharla en directo (además se trata de un concierto para el que siempre es difícil encontrar billetes, por la popularidad de la obra). En septiembre u octubre de 2015 tuve la oportunidad de ir a oírsela a la excelente Orchestre (et Choeur) de l’Opéra National de Paris (una de las 3 mejores orquestas francesas, con l'Orchestre de Paris y l'Orchestre national du Capitole de Toulouse) dirigida por uno de los grandes directores de la nueva generación, Philippe Jordan (hijo del director suizo Armin Jordan), en la sala de l'Opéra de la Bastille.

      Fue uno de los conciertos que más me han impresionado de estos últimos años, sobre todo el genial segundo movimiento y el quinto, con el coro "chauffé à blanc", como decimos aquí. Por mucho que conozcamos la melodía del famoso "Himno", su fuerza sobrehumana pone la piel de gallina cada vez que suena. En conciertos así es donde se ve que los discos estarán siempre muy lejos de producir la misma emoción que la música en directo, esa impresión física de ser totalmente dominado pour una imperiosa fuerza exterior que tanto disgustaba a Paul Valéry (quien contaba que dejó de ir a los conciertos, sobre todo de Wagner, por no soportar la impresión de ser un pelele ante la belleza de la música).

      Tres minutos de ese concierto:
      https://www.youtube.com/watch?v=1YZ5TPVPVBc

      Eliminar
    3. De Venezuela se han puesto esta tarde en contacto conmigo para decirme que me invitaban el día que eligiera. Por supuesto, he elegido el 15, por muchos motivos pero quizás el principal es el que repelía a Valéry: Cuando la música te arranca de donde estás y te lleva por esos mundos de Dios a tu antojo sientes que precisamente ahí es donde siempre has añorado estar. La novena no te lleva, te arrebata.

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con esa visión "mística" de la música. Sentir esa impresión de que hay algo mucho más fuerte que nuestra pequeña racionalidad cotidiana, otra realidad mucho mayor que la que vemos y en la que las palabras sobran, y sentirse "arrebatado" por ella (es la palabra exacta), es lo que busca uno en los gandes conciertos. Una pequeña experiencia mística que nos hace ver la calle, cuando salimos de la sala, como algo casi irreal.

      El problema es que eso sólo lo producen muy pocas grandes obras. O digamos que al principio lo producen muchas pero con la experiencia, a muchas obras se les "desgasta" la belleza. Yo durante mucho años fui todas las semanas a conciertos (sobre todo los de la Orquesta de Paris en la sala Pleyel en los años 80 y 90 - los grandes años de Baremboim, al que debo mi pasión por Bruckner). Ahora voy mucho menos. Y la lista de obras que me hacen "moverme" es cada día menor (y tienen que ser dirigidas por grandes directores y con grandes orquestas). A la Novena con Dudamel hubiera ido (aunque ése sería aquí - como todos los suyos - un concierto para el que los billetes desaparecerían muy rápidamente en la venta por internet). El año pasado se me escapó uno suyo con obras de Ravel (y entre ellas la genial Suite nº 2 de "Daphnis et Chloé") por un despiste mío de minutos que todavía no me he perdonado a mí mismo.

      Ravel - Daphnis et Chloé, Suite No. 2 - Gustavo Dudamel (I)
      https://www.youtube.com/watch?v=9VH90dvybvc

      Eliminar
    5. Pablo, me pide una amiga francesa que amplíes, por favor, la referencia a Valéry. ¿Dónde habla de esto?
      Gracias.

      Eliminar

Regalazo