sábado, 18 de junio de 2016

... y la ira de Dios sobre las aguas silenciosas.

"Tended los ojos por toda la prolongación de los tiempos, y veréis cuán turbias y cenagosas vienen las aguas de ese río en que la humanidad va navegando: allí viene haciendo cabeza de motín Adán el rebelde, y luego Caín el fratricida, y tras él muchedumbres de gentes sin Dios y sin ley, blasfemas, concubinarias, incestuosas, adúlteras; los pocos magnificadores de Dios y de su gloria olvidan al cabo su gloria y sus magnificencias, y todos juntos tumultúan y bajan en tumulto, en el ancho buque que no tiene capitán, las turbias corrientes del gran río, con espantoso y airado clamoreo, como de tripulación sublevada. Y no saben ni adónde van, ni de dónde vienen, ni cómo se llama el buque que los lleva, ni el viento que los empuja. Si de vez en cuando se levanta una voz lúgubremente profética, diciendo: -¡Ay de los navegantes! ¡Ay del buque!- ni se para el buque ni la escuchan los navegantes; y los huracanes arrecian, y el buque comienza a crujir, y siguen las danzas lúbricas y los espléndidos festines, las carcajadas frenéticas y el insensato clamoreo; hasta que en un momento solemnísimo todo cesa a la vez, los festines espléndidos, las carcajadas frenéticas, las danzas lúbricas, el clamoreo insensato, el crujir del buque y el bramar de los huracanes; las aguas están sobre todo, y el silencio sobre las aguas, y la ira de Dios sobre las aguas silenciosas".

- Donoso Cortés.

3 comentarios:

  1. A todo creador le cabrea el ruido que hacen sus obras?
    El bien está ligado con el silencio? O sea: el pecado con el lenguaje. Quizás la rebeldía adanica sea verbal antes que lógica. Bueno, inducido por Eva, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Donoso miró de frente a la naturaleza y lo que vio lo dejó tan perplejo que decidió dar un paso atrás y escribir como si no la hubiera visto lo que vio. Donoso escribe para sepultar a la naturaleza bajo toneladas de cultura. Pero a veces su dolorosa visión asoma la cabeza y Donoso se entrega a ella con una cierta fruición literaria. Es decir, mi Donoso no es conservador, sino neoconservador. En cualquier caso las preguntas que deja usted sobre la barra de este café son de órdago. Habrá que rumiarlas.

      Eliminar
  2. Leo hoy en el Culturas de La Vanguardia: "Hoy en día ya no sabemos quién es Abel y quién es Caín" (Marc Artigau).

    ResponderEliminar