lunes, 25 de mayo de 2015

Pujol

A lo largo de estos últimos meses han sido muchos los cuadros de Convergència que han pasado por el despacho que Pujol se ha habilitado para decirle que, "Presidente, aquí lo único que pasa es que usted tiene una muy mala defensa. ¡Si me hiciera usted caso a mi, otro gallo le cantaría!". Pero Pujol sólo se ha mostrado verdaderamente interesado, según me cuentan, en una cosa: "¿Qué pensará de mi la historia?". Tema complejo éste. Así como la Historia no es de nadie, la historia es de quien tiene un historiador que lo reivindique. ¿Tendrá ese historiador Pujol? Lo que parece hoy claro  es que la cornada que le propinó Pujol a Convergència era grave. Y creo que el único que lo ha sabido todo el tiempo ha sido él. Por eso le pidió a su partido: "Sacrifiqueu-me". Pero Mas no podía ni condenarlo ni absolverlo, así que Pujol ha estado condenado al limbo.

Viendo a las gentes que iban a votar en Ocata, no podía dejar de pensar yo que las "tietas" de Convergència, ese caladero de votos que parecía inagotable, han envejecido y el partido no les ha encontrado relevo. ¿Otro efecto de la cornada?

18 comentarios:

  1. Pujol suposo que ha llegit alguna vegada allò de què no hi ha derrota que un bon historiador no pugui arranjar en un manual, per cert, no en recordo l'autor i no l'he sabut trobar i segur que ho he citat de forma poc literal... també pot pensar allò de què val més que parlin de tu, ni que sigui malament...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene la historia, que se va con cualquiera. No tiene principios.

      Eliminar
  2. Me parece señor Luri que ha hecho usted mal las cuentas: se necesitan muchísimas tietas para sostenerle durante 23 años. Este siempre fue el error de sus adversarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que el voto de una "tienta" me parece tan digno como el de un catedrático de ética... no, me corrijo, un poco más. Efectivamente ha tenido muchísimas tietas, lo que no sé es si Convergència no ha sentido siempre un poco de vergüenza por necesitar tanto sus votos. Esta es una apreciación completamente subjetiva, claro. Voy a decir otra: yo sospecho que, en general, los partíos de derecha se sienten menos orgullosos de sus votantes que los de izquierda.
      Está claro que Convergència no ha tenido sólo tietas. E insisto en que no me refiero a las tietas de manera despectiva. Ni mucho menos.

      Eliminar
    2. Molles tietes, tiets, papes, cosins, nebots, avis, germans, veïns, sí, molts!, però poquissims catedràtics d'ètica, no li càpiga cap dubte, aquests no votaven mai a Pujol. Ni els d'ètica ni els d'estètica

      Eliminar
    3. Els catedràtics d'ètica anaven a la Fundació Jordi Pujol:
      EL Centre d’Estudis Jordi Pujol es una fundación de la que depende Edu21, una iniciativa de reflexión, debate y acción educativa. Y fueron ellos los que organizaron ayer en la cochera del Palau Robert una mesa redonda en torno a uno de esos temas que a todos nos preocupan mucho pero que nunca le dedicamos tiempo a pensar en ellos: Valors i educucació. Quins valors i per a quina educació?» era el título de la charla. Para desarrollarlo estaban la filósofa experta en educación Victoria Camps, el pedagogo Gregorio Luri y el director de la cátedra Ethos de ética Francesc Torralba. En primera fila estaba Jordi Pujol, interesado en el tema pero también vigilante de la buena marcha de los actos de su fundación.

      Eliminar
    4. Sr. "peletero": Si el votaven o no, no ho sabem. Ara, cobrar de la seva fundació, la "Funció Jordi Pujol", n'hi ha que no van tenir cap escrúpol a fer-ho.

      Eliminar
  3. Que Pujol no se haga ilusiones, que lo que pensará alguien de él en todo caso no lo hará desde la Historia, sino desde el Facebook o el Tweeter....toma ya!
    Nikito Nipongo

    ResponderEliminar
  4. Pujol fue un renuevo del españolísimo caciquismo revestido con los faralaes de la socialdemocracia sueca, y el invento funcionó para lo que funcionó. Sus delirios de grandeza histórica los ha heredado Mas, y poco más.

    ResponderEliminar
  5. O sigui: a Girona i a Solsona només hi ha tietes... i a l'àrea metropolitana de Barcelona tothom és il·lustrat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mayor sordo que el que no quiere oír. ¿Qué tiene que ver su comentario con lo que yo he dicho?

      Eliminar
    2. Viendo a las gentes que iban a votar en Ocata, no podía dejar de pensar yo que las "tietas" de Convergència, ese caladero de votos que parecía inagotable, han envejecido y el partido no les ha encontrado relevo. ¿Otro efecto de la cornada?

      Eliminar
    3. Com que crec en la llibertat d'opinió (si no ofèn ningú) em dono de baixa del seu blog.
      Que ho passi molt bé, senyor Luri!

      Eliminar
    4. Señor Anónimo: si le he ofendido, le pido sinceras disculpas, aunque creo que no hay libertad de opinión si no hay capacidad de encajar críticas. Creo que debería leer usted el post con una mirada desarmada y hacerse la pregunta de en qué tietas estaré pensando yo. Del resto de sus comentarios, no responderé a insinuaciones. Sí le diré que, personalmente, siempre me consideraré en deuda con Jordi Pujol por razones que las 400 personas que vinieron a la presentación de "L'escola contra el món" en el Casino del Masnpu comprenderán fácilmente.

      Eliminar
  6. El problema de la Historia con mayúscula es que no existe, porque no puede existir me parece, a no ser que quedase alguien para el Juicio Final...

    A mi Pujol me parece un gran político, y un ciudadano español nefasto.

    Un tipo muy listo , simbólicamente si quieren la parte emergida de un grupo de tipos muy listos, que supo meterse en el bolsillo a gente que se creía mucho más lista.

    Un señor que puso las bases para que el estado español comenzase a desaparecer en Cataluña precisamente camelando a unos e intimidando ,como si no intimidase ,a otros .

    Bueno ya paro porque me estoy calentando...

    En fin un enemigo, un enemigo muy peligroso porque no nos lo parecía.

    A buena parte del resto de los españoles quiero decir.

    Karl Mill

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Propiamente un Enric Marco novelable por Cercas, si pudiese vencer la pereza que la caspa caciquil del personaje suscita. Acabar de Español del año para ABC formaría parte divertida de ese renuevo de la corte de los milagros que fue su virreinato.

      Eliminar
  7. El retrato, creo que lo dejo claro Mendoza en 2006: «Jordi Pujol habría podido ser el primero en presidir la normalidad, pero una mezcla de estrechez de miras y astucia le llevó a capitalizar la herencia emocional de sus antecesores. Con una rara habilidad y el apoyo involuntario de la animadversión vocinglera y chulapona de un sector de la carcunda española, Pujol convenció a la ciudadanía de que la Cataluña que había que defender a ultranza era una mezcla de nacionalismo rancio con ribetes racistas, un conservadurismo clerical y una propensión sin tapujos a la especulación y los negocios sucios. De las flores mustias que adornan este altar emana un perfume que aún intoxica el aire»». Eduardo Mendoza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dejó aquí: http://elpais.com/diario/2006/07/03/ultima/1151877602_850215.html

      Eliminar