miércoles, 27 de mayo de 2015

Ada

En política, y especialmente en democracia, los mejores son los que son capaces de generar mayores consensos... mientras sean capaces de generarlos, y los peores los que se han quedado sin triunfos para hacer juego. 

Ya que no sabemos cómo identificar a los sabios políticos y en caso de identificarlos no es nada seguro que su sabiduría nos resultara atractiva, no nos queda más remedio que sustituir la sabiduría por las mayorías. Esto nos parece perfectamente normal cuando nos sentimos parte de esas mayorías y escandaloso cuando nos hemos quedado al margen.

En fin, que quiero decir alguna cosa de Ada Colau, a la que yo, de vivir en Barcelona, no hubiese votado. Pero eso no quita para que me haya sorprendido la cantidad de tonterías que han lanzado sobre ella sus enemigos, que la miraban desde una supuesta superioridad moral bastante jactanciosa. Vistos los resultados, parece que cuanto más se pretendía ridiculizarla, más votos ganaba.

Ahora veo a esos mismos críticos frotándose las manos por las redes sociales porque están convencidos de que con Ada, llegará el desastre. En Madrid está ocurriendo algo parecido. Yo no sé lo que pasará. Sé cuáles eran mis propuestas cuando fui concejal en Ocata. Comparadas con las de Colau, estas me parecen bastante beatíficas.

El idealismo se atempera mucho cuando hay que hacerlo caber en un presupuesto.

Una de las leyes de la democracia es que nos gusta entregar el poder a quien no tiene experiencia y descabalgar del mismo a quien ha adquirido demasiada.

5 comentarios:

  1. Yo no la he votado, pero me parece higiénico, saludable, que entre aire distinto en la institución, que se abran las ventanas y que se "azoten" en el balcón las alfombras... Otra cosa es que su capacidad de acción tenga más límites de los que se piensan. El TC acaba de sentenciar que ni siquiera las Autonomías, por ejemplo, tienen potestad competencial para expropiar los pisos vacíos de la Banca. Por otro lado, la sensación todopoderosa de triunfo total que advierto en sus seguidores es de un candor infinito. Representan al 15% de los barceloneses con derecho a voto. No parece, pues, que el respaldo popular sea como para tirar los famosos cohetes. En fin. Está claro que el presupuesto municipal admite importantes correcciones en su gasto. Ya iremos viendo, más allá del agit-prop, en qué para todo.

    ResponderEliminar
  2. Empirismo vs apriorismo. Bien está

    ResponderEliminar
  3. Bueno, hay comentarios apocalípticos sobre la prevista alcaldesa però ella y los suyos también han piado lo suyo, en general me disgusta tanta visceralidad y me temo que todo seguirá más o menos igual para la mayoría... La última frase aunque a veces también se da aquello del boig conegut i el savi per conèixer. Es que en teoría todo es posible pero a la hora de la práctica, ya se ha visto.

    ResponderEliminar
  4. Ostras Ocata, pasé allí muchos veranos, hasta el 2000.

    Hay elecciones cada cuatro años, si lo hace mal se vota a otro , tampoco tiene mayoría absoluta, ha de pactar con varios, mucha gente disfruta escandalizándose.

    Pujol y la historia ya es más complicado, le preocupa algo que no va a poder comprobar.

    ResponderEliminar
  5. Pues no vean, don Gregorio y compañía, cómo están las cosas por tierras forales (unos hablan de Hitler y de la posible "desaparición" de la comunidad "diferenciada"; otros de "recuperar" Navarra...). Pueden imaginar el ambientazo que nos espera de aquí en adelante...por lo demás, tanto aquí como allá, a priori me parece positivo el "cambio" (y habla -o escribe- alguien que votó en blanco-, tanto como me incomodan las reacciones de unos y otros. El tiempo dirá quién tenía razón en sus vaticinios (estoy seguro de acertarán todos).

    ResponderEliminar