viernes, 7 de noviembre de 2014

Las pelotas y la política


"Aprendí. . . que el balón nunca llega por el lugar que lo esperas. Esto me ayudó en la vida posterior, sobre todo en la Francia continental, donde nadie juega verticalmente". (Camus, claro).

2 comentarios:

  1. Estoy empezando a leer “El primer hombre”, pero comencé por el final, donde se reproduce la carta de Camus a su maestro después de ganar el Nobel, y su correspondiente respuesta. Sólo por estas dos cartas ya vale la pena el libro, cartas que todo maestro con vocación debería leer. Imagino que debe ser un clásico, pero yo las desconocía.

    La angustiosa pregunta cuya respuesta ya sabemos, es: ¿existe hoy en día algún alumno que mantenga una relación de amistad, respeto, admiración y agradecimiento a quien le enseñó lo que nadie más le podía enseñar? ¿Existen tales alumnos y maestros? Hablo de maestros, no de profesores. Y más angustiosa todavía: ¿alguien escribe cartas hoy en día? Cartas, no mensajes escritos ni correspondencia comercial o profesional, ni tan siquiera e-mails entre amigos. Cartas.

    En privado ya nadie habla hoy verticalmente, el sentido más complejo de ir hacia adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La semana pasada impartí la conferencia inaugural del curso escolar en Vic. Mi conferencia se titulaba "Carta a un mestre". Puedes imaginarte de qué iba.

      Eliminar