domingo, 13 de julio de 2014

El poder del verbo

El emperador Menelik II de Etiopía tenía una fe ciega en los poderes curativos de la Biblia. Cada vez que se sentía mal se comía un par de páginas y se quedaba como nuevo. Ya saben ustedes que la fe mueve montañas... pero en ningún lugar está escrito que las mueva todas. En una ocasión en que se encontró especialmente pachucho, el crédulo Menelik se zampó entero el Libro de los Reyes. Seguro que el buen emperador tenía sus razones, pero lo cierto es que poco después la palmó, no sé si por indigestión o  por intoxicación. 

La verdad es que no estoy muy puesto en la cosa de la terapéutica foliar de los distintos libros del Antiguo Testamento, pero zamparse el Libro de los Reyes parece, más que un exceso, una provocación.

4 comentarios:

  1. Lo mismo le interesa:
    ¿Por qué va la educación como va en España?
    http://unnombrealazar.blogspot.com.es/2014/07/por-que-va-la-educacion-como-va-en.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya tanto que me interesa! Y además estamos completamente de acuerdo: ahí está el mal. Pero no parece que nadie esté dispuesto a remediarlo. En Cataluña en los próximos 10 años se renovará en torno al 60% del profesorado. Creo que hay que comenzar a rezar.

      Eliminar
  2. ¿Usted entiende los cambios recientes para el acceso a Magisterio en Cataluña? Ponen más filtros, baja la nota de acceso a Magisterio (perfil más bajo de los que entren, probablemente) y desde Educación están contentísimos.

    Los Grados de Magisterio dan miedo. Y es de difícil solución, porque el profesorado de esos Grados también da miedo. Un joven inteligente que opte por estudiar Magisterio o acaba perdiendo la ilusión o acaba perdiendo la capacidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no acaba perdiendo la ilusión, según las encuestas, acaba encantado. De la capacidad, hablamos en privado.
      Efectivamente, la clave está en la formación de los formadores.

      Eliminar