viernes, 25 de julio de 2014

El deber

Nuestro deber consiste en cumplir nuestro deber. Y a quien pregunte por qué, no hay que comprarle un coche de segunda mano.

9 comentarios:

  1. Abans de complir un deure, ens em de preguntar sí aquest deure és ètic i per tant ens deixa actuar en consciència. Si no compleix aquesta condició, crec què tenim el dret de no acatar-lo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I com sabem si un deure és ètic?
      I per què la consciència ha de ser una bona guía moral?
      I si és el compliment del deure el que crea la consciència?
      I com sabem que tenim drets si no ens sotmetem a un deure?

      Eliminar
    2. Esto lo voy a copiar, imprimir y colgar. Aún no sé dónde, pero vaya que si lo voy a colgar. A lo Lutero quiero decir, nada de hiperespacios.

      Eliminar
  2. "¿Tu sabiduría te impide ignorar que la patria es digna de más respeto y más veneración delante de los dioses y de los hombres, que un padre, una madre y que todos los parientes juntos? Es preciso respetar la patria en su cólera, tener con ella la sumisión y miramientos que se tienen a un padre, atraerla por la persuasión u obedecer sus órdenes, sufrir sin murmurar todo lo que quiera que se sufra, aun cuando sea verse azotado o cargado de cadenas, y que si nos envía a la guerra para ser allí heridos o muertos, es preciso marchar allá; porque allí está el deber, y no es permitido ni retroceder, ni echar pie atrás, ni abandonar el puesto; y que lo mismo en los campos de batalla, que ante los tribunales, que en todas las situaciones, es preciso obedecer lo que quiere la república, o emplear para con ella los medios de persuasión que la ley concede; y, en fin, que si es una impiedad hacer violencia a un padre o a una madre, es mucho mayor hacerla a la patria?». ¿Qué responderemos a esto, Critón? ¿Reconoceremos que la ley dice verdad?"

    Critón o El deber, de Platón

    ResponderEliminar
  3. Me parece recordar que don Leo dijo que decía Aristóteles, que los que preguntan por qué han de ser decentes es que no lo son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el que pregunta qué es Dios, ya es ateo. Por eso Sócrates -dice el tío leo- nunca pregunta qué es la ley.

      Eliminar
  4. ¿ Y si al final la patria es sólo esto?:
    «Os lo digo, infelices, jodidos de la vida, vencidos, desollados, siempre empapados de sudor; os lo advierto: cuando los grandes de este mundo empiezan a amaros es porque van a convertiros en carne de cañón". Céline, Louis-Ferdinand (2008). Viaje al final de la noche. Edhasa. p. 82. «83»

    ResponderEliminar
  5. Cuando era pequeña todavía se cantaba esta canción que resultaba sobrecogedora :(me he dado cuenta de que viene también buscando "El barranco del lobo " en wikipedia )
    " En el Barranco del Lobo
    hay una fuente que mana
    sangre de los españoles
    que murieron por España.
    (otras versiones: «por la patria»)

    ¡Pobrecitas madres,
    cuánto llorarán,
    al ver que sus hijos
    a la guerra van!
    (otras versiones: «ya no volverán»)

    Ni me lavo ni me peino
    ni me pongo la mantilla,
    hasta que venga mi novio
    de la guerra de Melilla.
    Pobrecitas madres...
    Melilla ya no es Melilla,
    Melilla es un matadero
    donde van los españoles
    a morir como corderos. "

    Al parecer ,se cantaba también esta,que yo no conocía

    Los obreros de la mina
    están muriendo a montones
    para defender las minas
    del conde de Romanones.
    que luego los asesina.

    ResponderEliminar