martes, 4 de junio de 2013

Obama’s Turkey

The president’s favorite Muslim democrat is turning into just another Middle Eastern despot.

3 comentarios:

  1. Si usted se ha hecho epidérmicamente antirreformista, a mi me está pasando otro tanto con los indignados, sean de donde sean. O sea que, tras oírles en la tele, estoy a un tris de echarle vítores a Erdogan.

    Ya de paso, le dejo esto:

    http://pawelmorski.com/2013/06/02/turkey-some-stuff-isnt-very-similar-to-other-stuff/


    PS: Por cierto, ¿no habrá tenido usted nada que ver con todo eso? Uno suelta, sin ninguna mala intención, un comentario straussiano y luego pasa lo que pasa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que llegué a Estambul la víspera del "Día de los portadores de la llama", que es el día que el señor Kemal Ataturk dedicó a los jóvenes para que estuvieran a la altura de los retos del presente. Conocí en Estambul a jóvenes turcos que están hasta el moño de las imposiciones islamistas... y en Bulgaria a algunos búlgaros que se sienten musulmanes y turcos. Los Balcanes siguen siendo un polvorín. No hay país que al mirarse a sí mismo nos e vea amputado por los vecinos y no hay país tampoco que no tenga a un buen número de esos vecinos entre sus ciudadanos. En Bulgaria triunfan los partidos nacionalista y musulmán... así que el eterno retorno de lo mismo lejos de ser una tesis metafísica, es un titular periodístico.

      Eliminar
    2. Comienzo a pensar respecto a los indignados que en realidad no existen, que sólo son una invención de las modernas industrias de la información.

      Eliminar

Los inquietantes efectos de la educación

Don Gumersindo de Azcárate, comentando el libro Monarchy and Democracy , del Duque de Somerset (1880), escribe estas inquietantes líneas, q...