sábado, 13 de abril de 2013

Pasionaria nuestra que estás en los cielos

Me entero en Bulgaria, que es el país de Orfeo, de la conversión de Pasionaria. Les confieso que no me ha sorprendido su epistrophê, porque el vigor mitinero de esta mujer radicaba precisamente en su capacidad para enardecer a  sus oyentes (mejor hablar de sus oyentes que de "las masas") hablando como si lo hiciera desde el púlpito, con arrebatos de misionero en predicación cuaresmal y con una imaginería sacada de los reclinatorios. 

Un ejemplo: “No lloréis a vuestros hijos caídos en la lucha gloriosa. Ellos viven en el corazón de España. Volverán a vosotros, a vuestros lares y a vuestro cariño, no en las noches temerosas de la Santa Compaña de la conseja popular, sino al alba de la resurrección, cuando las campanas de España, repicando a gloria, anuncien al mundo que el pueblo es libre, que la tiranía ha sido derribada” (Dolores Ibarruri a las madres gallegas).

“Las masas españolas –escribe Franz Borkenau en El reñidero español- han abandonado a la Iglesia, no porque hayan perdido el fervor religioso tradicional de la raza hispana, sino porque ha sido la Iglesia española la que lo ha perdido. La necesidad de una fe fanática, sin la cual el alma española parece incapaz de vivir, ha encontrado otros canales para manifestarse.”

6 comentarios:

  1. lo comentó Marcel·li Virgili en elprograma de Clapes, viene de un libro que han escrito sobre un cura era fué comunista, falangista y amigo personal de Dolores Ibarruri. A usted no, pero a mi extraña esta conversió. Lo decían también de Voltaire y estoy seguro que es falso, aunque este poema atribuido a el da que pensa:

    El Universo me rodea
    y yo no puedo negar
    que este reloj existe
    y no conozco al relojero.

    ResponderEliminar
  2. Los españoles somos religiosos, por supuesto, pero a nuestra imagen y semejanza.

    ResponderEliminar
  3. Se ha roto todo aquello en lo que se podía creer, lo han roto de hecho y con el beneplácito de muchos.

    ResponderEliminar
  4. ...Y cada uno a su anárquica manera.

    ResponderEliminar
  5. ¡El texto de Franz Borkenau da miedo!

    ResponderEliminar
  6. Respecto a Voltaire, él se consideraba deísta, por lo que en esos cuatro versos no hay nada raro que contradiga sus creencias manifestadas.

    ¿Entonces por qué ha sido el Enemigo Público Número Uno del establishment católico durante dos siglos? Lógica y evidentemente, porque lo que a la Iglesia le importa hasta la histeria y el lanzamiento de anatemas es que se vaya contra la Iglesia.

    Lo de creer en Dios o no es secundario.

    ResponderEliminar

Balmes

Me acaba de llegar: "¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer vi...