sábado, 20 de abril de 2013

Fidelidad

 “La fidelidad amorosa –aseguraba Henri de Régnier- no es más que la pereza del deseo”

10 comentarios:

  1. O el temor a las complicaciones..., o el rechazo al consumismo..., ¡o una suerte incomparable!
    Magnífico aforismo, no obstante. Directo al archivo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que también le gustará este: "Vivre avilit".

      Eliminar
    2. Si vivir envilece, ¿amar acanalla?
      También pongo la vileza a buen recaudo, por supuesto.

      Eliminar
  2. pues entonces recomiendo ver la película "Luz silenciosa"

    ResponderEliminar
  3. El gato de Schrödinger8:08 p. m., abril 20, 2013

    En su época, Henri de Régnier podría ser una autoridad en la materia. Hoy en día, la autoridad en este tema es Helen Fisher.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bueno de don Henri escribía cosas como estas (que nunca podría escribir la Fisher, me parece): "Il y a chez les femmes on ne sait quoi d’intolérable qui fait que nous ne pouvons pas nous passer d’elles".

      Eliminar
  4. Ay, si, qué pereza arreglarme, maquillarme y salir a ligar y escuchar rollos de los señores maduros! Pereza con fundamento.

    ResponderEliminar
  5. Por sistema desconfío del contenido de cualquier afirmación que incluya las palabras "...no es más que...". Qué pedante es el reduccionismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con su permiso, don Joaquín: No era más que un aforismo irónico.

      Eliminar

Carmen Brufau, de nuevo