domingo, 28 de mayo de 2006

Si El paseante y su sombra vino al mundo de la mano de Frantisek Drtikol, para El café de Ocata he elegido como padrino a Alfons Mucha. Pero no al Mucha del estereotipo modernista, sino el fotógrafo innovador. ¡Que él me guíe! Pongo esta foto, pues, como poster central del café, junto a la botella de absenta y el bote de las propinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recogerse por 3€

Los interesados en conseguir este libro por 3€, tienen que mandar un correo a esta dirección:  publicaciones.cultura@cultura.gob.es Ahí les...