sábado, 24 de febrero de 2018

Víctima de su propia tesis

En una conferencia impartida en el destierro y titulada La revancha del individuo, don Fernando de los Ríos recordaba una conversación que tuvo en Rusia con Bujarin. Éste justificaba la necesidad de la dictadura del proletariado y de su deriva espontánea, el terror, con estas palabras: “El terror debe ser tan grande y tan extenso en el tiempo cuanto mayor y cuanto más tiempo perdure la oposición”. A lo que don Fernando preguntó: “¿Qué es la oposición?”. “Toda disidencia publica”, le contestó Bujarin. Don Fernando vaticinó: “Bujarin, ojalá me equivoque, pero lo veo a usted víctima de su propia tesis.”

En marzo de 1938 Bujarin fue procesado. El 13 de este mismo mes fue condenado a muerte. Fue ajusticiado al día siguiente.

2 comentarios:

  1. Hay un libro muy interesante de la mujer de Bujarin, Anna Larina, "Lo que no puedo olvidar" es el título de la edición española. Ella también fue objeto de la persecución y el gulag. Bujarin y Larina, víctimas disidentes a su vez. Paradojas.

    ResponderEliminar
  2. "...la dictadura del proletariado y de su deriva espontánea, el terror..." En la continuación de la frase, Bujarin explica qué características debe poseer esa deriva "espontánea.

    ResponderEliminar

El fantasma de Stalin se aparece a Pellecer

Carlos Manuel Pellecer es una de esas personas relevantes cuyo oficio principal es ser discreto y, si la discreción es imposible, ofrecer i...