lunes, 24 de abril de 2017

Filósofos y hombres perdidos

Louis-Sébastien Le Nain de Tillemont (1637-1698) escribió una Histoire des empereurs et des autres princes qui ont régné durant les six premiers siècles de l'Église, dedicando un capítulo al emperador Juliano que titula de esta manera: "La Corte de Juliano se llenó de filósofos y hombres perdidos". Esa conjunción copulativa duele. Pero el dolor se convierte en herida cuando uno se entera de lo que el gran Gibbon dijo sobre este título: "resulta enojoso no poder contradecir su exactitud".

3 comentarios:

  1. El filósofo ama la filosofía, no la posee. A diferencia de la mayoría de los hombres, el filósofo sabe que no posee la sabiduría, y sabe de lo arduo de su empresa. La mayoría de los hombres no busca nada, cree estar donde debe estar, no está perdido.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer que Macron estudió filosofía y que hizo una tesis sobre Hegel y ya no sé si ponérselo en el haber o en el debe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo preguntaré a Alain Minc, que creo que le ha votado.
      En mi opinión, el electorado se siente más satisfecho con un político sofista que con un político filósofo y le añadiré que no estoy convencido de que no tenga razón.

      Eliminar

La fe política

En El Subjetivo