jueves, 8 de diciembre de 2016

¿Por qué admiro a Balmes? (al filósofo, no a la calle)

"Extraño a todos los partidos y exento de odios y rencores, no pronunciaré una sola palabra que pueda excitar la discordia ni provocar la venganza; y, sea cual fuere el resultado de tantos vaivenes como agitan a esta nación desventurada, siempre podré decir con la entera satisfacción de una conciencia tranquila: No has pisado el linde prescrito por la ley, no has exasperado los ánimos, no has atizado el incendio, no has contribuido a que se vertiera una gota de sangre ni a que se derramara una sola lágrima."

Jaime Balmes, 
Consideraciones políticas sobre la situación de España
1840.

2 comentarios:

  1. Pues yo creo que escribir «nación desventurada» ya es contribuir a exasperar los ánimos.

    ResponderEliminar
  2. En determinadas situaciones nada sirve, nada le mantiene a uno fuera del huracán.
    Hay cierto momento histórico, uno que Balmes no llegó a ver, en que a Balmes le habrían asesinado por el mero hecho de ser un religioso, aunque nunca hubiese escrito una palabra, tal como fueron asesinados en ese momento histórico tantos frailes que pocas veces habrían salido de sus conventos.

    ResponderEliminar

Carmen Brufau, de nuevo