viernes, 23 de diciembre de 2016

Mis diálogos con periodistas.

Ayer por la tarde. Suena el teléfono. Una voz femenina se presenta como periodista de una importante empresa radiofónica española.
- Encantado.
- Me gustaría entrevistarte esta tarde.
- ¿Sobre qué?
- Sobre consumismo.
- Uhmmm
- Seguro que siendo filósofo tienes algo que decir...
- Uhmmmm
- ¿Qué opinas?
- Creo que no soy la persona adecuada.
- ¿No me dirás que te parece bien todo el consumismo de estos días?
- Me parecen mal los consumistas que dan lecciones de moral... Deberías contactar con un asceta. Quizás con un cartujo.
-¿Qué?
- Con alguien que sólo consuma lo imprescindible.
- Bueno ni tan poco ni ....
- O sea que es una cuestión de grado...
- Me imagino.
- ¿Y quién soy yo para decir a una persona que va tan feliz por la calle cargado de bolsas que compre... cuánto... un 20% menos? ¿Acaso sabré yo mejor que ella cómo gestionar su economía familiar?
- Ya veo por donde vas...
- Yo también voy a comer estos días más de lo necesario y sé que voy a cocinar más de lo que vamos a comer. ¿Y qué?
- Tengo que buscar a otro. ¿No conocerás a alguien?

2 comentarios:

  1. Pues me parece que ha perdido usted una oportunidad de oro para contraponer los efectos de un proceso acumulativo como la educación académica,que está sujeta a una utilidad marginal creciente ,a partir de un cierto nivel y con perdón del Eclesiastés, con las formas de consumo donde se observa una utilidad marginal decreciente, o sea la inmensa mayoría...

    Es posible que el consumo conspicuo sea muy limitado y que la mayor parte del consumo - incluido el de estas fechas- cubra necesidades de las que nadie tiene que avergonzarse y se satisfaga de una manera perfectamente respetable en las condiciones actuales , yo también soy de esa opinión, pero si hay una actividad que se vuelve más placentera cuanto más se involucra uno en ella, es el estudio.

    ¿O no?

    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Karl, a mi me está haciendo sufrir mucho, el estudio, porque sigo sin encontrar la salida del laberinto.

      Eliminar

La fe política

En El Subjetivo