domingo, 25 de diciembre de 2016

La navidad es un test de Rorschach

Me gusta esta imagen. Maria acaba de parir y, en cuanto puede, le pide a José que cuide del niño, para poder leer un rato. Y me gusta la delicadeza con que José cuida al niño, para que no interrumpa con sus lloros la lectura de su madre.



     

Natividad. Libro de horas de Besançon, 1430


Posiblemente los ángeles han dejado de cantar y los pastores han vuelto con sus ganados. Sólo se oye en el pesebre el ocasional bufido del buey, el lento masticar de la mula, el ronroneo de José y el paso de las páginas de María.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Jaén es el lugar

Viajar a Jaén es viajar a otro mundo. Porque hay otros mundos y algunos son más, mucho más cordiales, aunque estén a trasmano. Jaén, por...