miércoles, 7 de diciembre de 2016

Calderón y Descartes

Mas solamente te digo
que soy tu amigo, y adviertas
que, tal vez, los ojos nuestros
se engañan, y representan
tan diferentes objetos
de lo que miran, que dejan
burlada el alma. ¿Qué más
razón, más verdad, más prueba
que el cielo azul que miramos?
¿Habrá alguno que no crea
vulgarmente que es zafiro
que hermosos rayos ostenta?
Pues, ni es cielo ni es azul.

Calderón, Saber del mal y del bien.

¿Se podría hablar de un cartesianismo calderoniano o de un calderonismo cartesiano? Me parece que no. Si bien es cierto que, al mismo tiempo que Descartes, en 1619, a raíz de un sueño, se pone a dudar metódicamente de todo, don Pedro Calderón escribe La vida es sueño, la duda de este último es más existencial que metódica:

"... pues estamos
en un mundo tan singular,
que el vivir solo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive, sueña
lo que es."

Calderón, La vida es sueño

A Descartes, el método le permite creer que se ha liberado del sueño y hallado la certeza; a Calderón la experiencia le enseña que toda certeza sólo es certeza en el sueño.

7 comentarios:

  1. Un Argensola tiene un soneto que acaba así
    https://es.wikipedia.org/wiki/Bartolom%C3%A9_y_Lupercio_Leonardo_de_Argensola

    Porque ese cielo azul que todos vemos,
    ni es cielo ni es azul. ¡Lástima grande
    que no sea verdad tanta belleza!

    (lo conocí por el título de un libro de Miguel d'Ors, Es cielo y es azul, que lo homenajea)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lujo de comentario, Ángel!

      "... que no sea verdad tanta belleza".

      De nuevo se nos insinúan las nobles mentiras.

      Eliminar
  2. "- ¡Parece mentira! -repetía-, ¡parece mentira! A no verlo no lo creería... No sé si estoy despierto o soñando.
    - Ni despierto ni soñando -le contesté".

    Niebla, Unamuno

    ResponderEliminar
  3. Si el cielo "ni es cielo ni es azul", este soneto calderoniano de "El príncipe constante" adquiere un especial dramatismo:

    Éstas que fueron pompa y alegría
    despertando al albor de la mañana,
    a la tarde serán lástima vana
    durmiendo en brazos de la noche fría.

    Este matiz que al cielo desafía,
    Iris listado de oro, nieve y grana,
    será escarmiento de la vida humana:
    ¡tanto se emprende en término de un día!

    A florecer las rosas madrugaron,
    y para envejecerse florecieron:
    cuna y sepulcro en un botón hallaron.

    Tales los hombres sus fortunas vieron:
    en un día nacieron y espiraron;
    que pasados los siglos horas fueron.

    ResponderEliminar
  4. Así lo vio el gran José Hierro en su poema "Vida":


    “Después de todo, todo ha sido nada,
    a pesar de que un día lo fue todo.
    Después de nada, o después de todo
    supe que todo no era más que nada.
    Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
    Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».

    Ahora sé que la nada lo era todo,
    y todo era ceniza de la nada.
    No queda nada de lo que fue nada.
    (Era ilusión lo que creía todo
    y que, en definitiva, era la nada.)

    Qué más da que la nada fuera nada
    si más nada será, después de todo,
    después de tanto todo para nada".


    De todos modos en el fondo albergo la esperanza de que al final todo sea todo y nada sea nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de leer en Leopardi un argumento curioso para afirmar el todo pospostrero. Según él el suicidio es el mejor argumento a favor de la inmortalidad.

      Eliminar

Scruton

Son las 6:29. Acabo de cerrar On human nature , de Roger Scruton. A lo largo de este mes de marzo que también se acaba, he leído de este mi...