sábado, 21 de mayo de 2016

El octavo cuarteto

Compuesto entre el 12 y el 14 de julio de 1960, bajo la fuerte impresión que le causaron las ruinas de la ciudad de Dresde.

En una carta a Isaak Glikman confiesa lo siguiente: "Me dije que cuando muera, nadie compondrá una obra en mi memoria. Así que decidí componérmela yo. Se podría escribir en la cubierta: 'En memoria del compositor de este cuarteto'"

Mientras la componía no paraba de llorar.

Hablo de Shostakovich, que me esta acompañando estos días como un amigo íntimo. Esta misma noche me lo ha traído B. a mis desvelos. Gracias a ella puedo contaros esto. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Evidencias que no queremos ver: los mediocres resultados del trabajo por proyectos

En el segundo volumen de PISA 2015, los analistas se hacen esta pregunta: ¿Qué métodos son eficaces en la enseñanza de la ciencia?  La ...