viernes, 27 de abril de 2018

"¡Canalla, no!"


Esta mañana, en el Café Gijón

Dos días estupendos en un Madrid primaveral, hablando de mitos educativos y de lo que tiene la democracia de religión... en dos sitios distintos y con personas distintas, pero viviendo lo segundo como si fuera la continuación de lo primero. Magnífica comida con gente admirable y buena cosecha de libros viejos:

- Conde de Romanones, Sagasta o El Político,  1898
- Luis Antón del Olmet y Arturo García Carraffa, Canalejas, 1913.
- Domingo Cirici Ventalló, Sátiras políticas, 1916.
- S. Ramón y Cajal, Charlas de Café, 1921.
- Alejandro Lerroux, Pequeñas tragedias de mi vida, 1930
- P. Laín Entralgo, La generación del noventa y ocho, 1947.

Pero quizás no hubiera escrito nada de esto si al hojear el libro de Lerroux no hubiera caído al suelo una cuartilla amarillenta con un poema escrito a máquina. Se trata de un soneto de Joaquín Dicenta que éste tituló "Del Triunfo", pero que en la cuartilla lleva el encabezamiento de "¡Canalla, no!":


¡Cuánto sufrí, y qué sólo! Ni un amigo,
ni una mano leal que se tendiera
para estrechar la mía; ni siquiera
el placer de crearme un enemigo.

De mi abandono y mi dolor testigo,
de mi angustiosa vida compañera
fue una pobre mujer, una cualquiera,
que hambre, pena y amor partió conmigo.

Y hoy, que mi triunfo asegurado se halla,
tú, amigo por el éxito ganado,
me dices que la arroje de mi lado,

que una mujer así, denigra… ¡Calla!
con ella he padecido y he gozado:
el triunfo no autoriza a ser canalla.

Ahora (22:06) veo que el libro sobre Canalejas perteneció a Jesús Saavedra Moreno, de Majadahonda. El de Ramón y Cajal y Cirici Ventalló, a Jesús Saavedra. En la página 3 de este ultimo libro encuentro escrito a pluma: "Perteneció a la librería de mi padre". 

2 comentarios:

  1. Bien merecía sacar tal cuartilla, de su lúgubre oscuridad en amarillento olvido, y dejar desnuda ante la mirada de nosotros, los blogueros, la figura de este canalla tierno.

    HdL

    ResponderEliminar
  2. Releyendo observo que la falta de una coma, la hace más buena todavía:
    "de mi angustiosa vida compañera"
    cuando sln embargo todo el mundo la lee ya poniendo una coma que no está, como:
    "de mi angustiosa vida, compañera"
    HdL

    ResponderEliminar

Leyendo a Michael Young

Disfrutando del sabor de la heterodoxia que impregna los textos del sociólogo de la educación británico Michael Young. Dos citas y dos ide...