jueves, 6 de julio de 2017

La murga de los deberes de verano y el "Efecto Flynn".

Me llama una periodista interesada por mi opinión sobre los deberes de verano.
- Que quede claro -le digo- que mi opinión es sólo familiar.
- ¿Qué quiere decir?
- Que no tengo ningún consejo que dar. Me parece muy bien que haya familias tan partidarias de las vacaciones que se nieguen a ofrecerle al cerebro estímulos intelectuales durante el verano.
- Bueno... visto así...
- Todo lo que puedo decir es que yo hago deberes con mi nieto de esos tan mal vistos: tenemos un cuaderno de ejercicios.
- ¿De verdad?
- ¡Ya ve usted!
- ¡Pero si son muy criticados!
- Por eso no quiero dar consejos. La verdad es que hay cuadernos de actividades muy buenos y no me imagino a nadie diseñándolos con la intención de hacer infelices a los niños. Pero quizás esté equivocado.
- Las escuelas ya no los aconsejan.
- Eso es cierto. Antes las escuelas aconsejaban a los padres qué cuaderno comprar. Ahora son los libreros. El otro día, cuando fui con mi nieto a comprar uno, me encontré con una madre que parecía sentirse culpable por hacer lo mismo que yo.
- Entonces usted es partidario de los deberes.
- ¡No! Yo soy partidario de los buenos deberes, pero sólo para mi nieto. Y creo que él también. Porque le gustan.

Así hemos estado un buen rato, pero a vosotros, como sois gente de confianza, os hablaré también del "Efecto Flynn" o, como también es conocido, del "efecto de las ganancias generacionales de capacidad cognitiva".

Resulta que el señor Flynn, un importante psicólogo actual, descubrió que los resultados en los tests de inteligencia habían ido mejorando con el tiempo de manera que los jóvenes actuales obtienen resultados significativamente superiores a los de los años 50.  Pero descubrió algo más, y esto es lo relevante: que las capacidades cognitivas han seguido una extraña evolución. Mientras las más abstractas (relacionadas con la capacidad de razonar) han mejorado significativamente, las que tienen que ver con los conocimientos (con aquello con lo que se razona) se han estancado y en algunos países parece incluso, según los últimos datos, que están empeorando. ¿Qué quiere decir esto? En mi opinión quiere decir lo siguiente:
1. Que las capacidades cognitivas pueden mejorar. 
2. Pero han mejorado su potencial, no su operatividad real, porque no les ha acompañado un crecimiento paralelo del nivel de conocimientos.
3. Que aunque la población incremente su nivel cognitivo, estadísticamente las diferencias entre los individuos pueden permanecer estables, como muestra este gráfico.
4. Las ganancias generacionales parece que se deben a un notable incremento de los estímulos intelectuales ambientales. Esto, a su vez, parece indicar que los programas de desarrollo de la capacidad cognitiva sólo funcionan si se integran en nuestras vidas de manera cotidiana, es decir, sin vivimos plenamente en ellos, sin vacaciones intelectuales.

Para más información, acudan a Roberto Colom, que es el que más sabe de estas cosas. Yo sólo me limito a aprender de él... y de Flynn.

9 comentarios:

  1. Como siga así le van a acabar llamando facha

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que en nuestros días, si no te han llamado nunca facha no eres tan libre como crees.

      Eliminar
  2. "Saber no es conocer.
    ¿Por qué la 'sociedad de la información' está a punto de fracasar?
    En un mundo en el que cada vez hay más y más datos a nuestro alcance, ¿disponer de todo este caudal nos ayudará de verdad a comprender mejor nuestro entorno?"

    José Antonio Marina

    http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/educacion/2017-06-27/sociedad-informacion-fracaso_1405499/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. En Internet hay una amalgama de datos en la que todo está mezclado... excepto que dispongas de un criterio para separar el grano de la paja y transformar la información en conocimiento.
      2. Para hacerse con ese criterio, cuanto más conocimientos se tengan, mejor.

      Eliminar
    2. Todo eso me recuerda los célebres versos de T.S.Eliot, escritos ¡en 1934!:

      "Where is the Life we have lost in living?
      Where is the wisdom we have lost in knowledge?
      Where is the knowledge we have lost in information?"

      (¿Dónde está la Vida que hemos perdido viviendo?
      ¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido con el conocimiento?
      ¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido con la información?).


      Las estrofas anteriores a esos tres versos dentro de ese gran poema:

      Choruses from "The Rock"

      I

      The Eagle soars in the summit of Heaven,
      the Hunter with his dogs pursues his circuit.
      O perpetual revolution of configured stars,
      o perpetual recurrence of determined seasons,
      o world of spring and autumn, birth and dying!
      The endless cycle of idea and action,
      endless invention, endless experiment,
      brings knowledge of motion, but not of stillness;
      knowledge of speech, but not of silence;
      knowledge of words, and ignorance of the Word.
      All our knowledge brings us nearer to our ignorance,
      all our ignorance brings us nearer to death,
      but nearness to death no nearer to God.
      Where is the Life we have lost in living?
      Where is the wisdom we have lost in knowledge?
      Where is the knowledge we have lost in information?
      The cycles of Heaven in twenty centuries
      bring us farther from God and nearer to the Dust.


      Y la versión de Borges:


      EL PRIMER CORO DE "LA ROCA"

      Se cierne el águila en la cumbre del cielo,
      el cazador y la jauría cumplen su círculo.
      ¡Oh revolución incesante de configuradas estrellas!
      ¡Oh perpetuo recurso de estaciones determinadas!
      ¡Oh mundo del estío y del otoño, de muerte y nacimiento!
      El infinito ciclo de las ideas y de los actos,
      infinita invención, experimento infinito,
      trae conocimiento de la movilidad, pero no de la quietud;
      conocimiento del habla, pero no del silencio;
      conocimiento de las palabras e ignorancia de la palabra.
      Todo nuestro conocimiento nos acerca a nuestra ignorancia,
      toda nuestra ignorancia nos acerca a la muerte,
      pero la cercanía de la muerte no nos acerca a Dios.
      ¿Dónde está la vida que hemos perdido en vivir?
      ¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en conocimiento?
      ¿Dónde el conocimiento que hemos perdido en información?
      Los ciclos celestiales en veinte siglos
      nos apartan de Dios y nos aproximan al polvo.

      Eliminar
  3. Sobre el mismo tema:

    "Información, ciencia y sabiduría"

    Emilio Lamo de Espinosa

    22 ENE 2004

    https://elpais.com/diario/2004/01/22/opinion/1074726007_850215.html

    ResponderEliminar
  4. En jerga anglosajona se dice "smart idiots", "inteligentes" pero idiotas emocionales. Quizá por exceso de memoria cortoplacista o falta de memoria a largo plazo. En cualquier caso, lo que es más inteligente es el exocerebro, también llamado cultura (Roger Bartra). Cierto es que la Cultura es un invento de cerebros humanos, pero no son los mismos que sucumben a está complejidad. Aquellos, un órgano mar del cuerpo, sobre hombros de gigantes; estos duermen en vasijas.

    Por último, en los pueblos no hay tanto tonto emocional (ni esquizofrenia, por poner un extremo) que en la ciudad. Una temporada en el campo, mano de santo (aforismo propio)

    http://wondergressive.com/science-says-smart-people-are-idiots/

    Saludos

    Alejandro

    ResponderEliminar
  5. Como siempre grandes reflexiones Don Gregorio; yo como soy un ignoto, se me concede el derecho a opinar. Estoy completamente de acuerdo con su análisis Don Gregorio, ciertamente hay que enseñar a disfrutar de la mente y el pensar, sobre el efecto Flynn Sospecho que se a ampliado la base, es decir se ha ampliado la línea de ignorantes en función de los tiempos, pero por otra parte los investigadores y doctos se ha ampliado también, luego en medio hay una maraña donde lo único que persigue es sobrevivir lo mejor posible. Creo que se ha incrementado lo que se denomina analfabetismo funcional, que ha su vez también a ampliado su margen.

    ResponderEliminar

Balmes

Me acaba de llegar: "¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer vi...