miércoles, 21 de diciembre de 2016

¡Me acabo de dar cuenta!





5 comentarios:

  1. Feliz observación.
    Nunca sabremos si el diseñador peca de candidez, de incultura gráfica, de falta de memoria o de deseos inconfesables. Tampoco sabremos si quienes aceptan el anagrama pecan de lo mismo.
    Feliz Navidad
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  2. Y luego que el brazo, en vez de llevar una bandera pintada, propiamente parece que presagie un desmembramiento, lo cual, para un partido acabado de nacer, equivale a una partida de defunción, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. El logotipo es una copia exacta del de una compañía de ambulancias del sur de Francia. No sé si se esconde un soterrado simbolismo detrás de esta imitación.

    ResponderEliminar

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...